domingo, 25 junio 2017
11:08
h. Última Actualización

De explanada de víveres a nuevo mercado

El edificio acogerá a los 1.272 comerciantes del exmercado Pedro Pablo Gómez. Parte de las obras se realizan mediante la autogestión.

20 may 2017 / 00:00

Las toldas y los incómodos puestos desaparecerán de la explanada que desde hace 12 años acoge a los comerciantes del exmercado Pedro Pablo Gómez.

En el espacio situado en la calle Abel Castillo, entre Gómez Rendón y Maldonado, el Municipio de Guayaquil proyecta un mercado.

El anteproyecto está en manos del director de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales, Gustavo Zúñiga, una vez que quedó aclarada la propiedad del terreno.

El Gobierno nacional reclamaba el predio como de su propiedad. “Pero el tema fue definido, determinándose que más de la mitad del terreno es municipal, y es en dicha área en donde se planifica la construcción”, indicó Zúñiga.

El funcionario señaló que se alista el proyecto, para posteriormente presentarlo al alcalde Jaime Nebot, para dar paso al levantamiento de la obra.

La explanada genera empleo para 1.272 comerciantes. También laboran 480 cargadores, 28 tricicleros y carretilleros.

Mientras 30 conductores de camionetas han conformado un gremio para ofrecer el servicio de carga.

En el lugar funcionan 752 puestos de legumbres, 56 de carnes, 80 de abastos, 182 de frutas, 31 de aves, 36 de mariscos, 42 de plátano, 16 de plantas medicinales, 47 de lácteos y 10 de artículos varios.

La obra mantiene en expectativa a los comerciantes y clientes de la explanada.

La usuaria Cecilia Vera acude a las instalaciones desde hace un año. “La atención es buena, la falla está en las adecuaciones”, opinó.

El criterio lo comparte Leonardo Vargas, quien acude una vez a la semana para abastecerse de legumbres y frutas. “Es incómodo, apenas se puede caminar”, enfatizó.

Los comerciantes apoyan la construcción del mercado y esperan que se los involucre en las conversaciones. También que se determine el área de reubicación provisional, previsto para unos seis meses.

“Ojalá nos incluyan en las conversaciones para la ejecución de la obra, porque el objetivo de todos es mejorar el servicio”, expresó el vendedor Juan Mora.

El comerciante Julián Yumisaca considera fundamental la construcción, “tomando en cuenta que somos, después del Mercado de Transferencia de Víveres, una de las instalaciones más importantes de Guayaquil, por el intenso movimiento comercial”.

La explanada atiende desde las 03:00 hasta las 18:00, de lunes a domingo.

La Dirección Municipal de Mercados colabora con la seguridad y limpieza de la explanada; así como el abastecimiento de agua potable.

El vendedor Manuel Pasto comenta que realizan autogestión para ciertas mejoras. Así han adquirido mesones de material inoxidable, toldas, sistema para la evacuación de las aguas lluvias y equipos para contrarrestar incendios.

Por tratarse de un espacio provisional no se pueden instalar tuberías ni cableado de energía eléctrica.

Uno de los inconvenientes que lograron sortear los mercaderes fue la inseguridad, originada especialmente por los menores que se fugaban del correccional que colinda con la explanada.

A LA CARTA