martes, 16 enero 2018
20:46
h. Última Actualización

Parques y escuelas, entre los preferidos para botar basura

Los parterres, las esquinas y junto a planteles educativos. La Municipalidad culpa a los “malos ciudadanos” y dice que aplica de 40 a 50 multas por mes.

12 ene 2018 / 00:01

Son las 10:00 y en la vereda de las canchas Caballito Zevallos, en Sauces 2, la basura empieza a amontonarse. En ese sector, en la calle José María Roura e Isidro Ayora, el recolector pasa a diario, “pero en la noche”, comenta un vecino. Sin embargo, a cualquier hora hay basura abandonada. “Es que la gente es desordenada y saca a distintos horarios, incluso si el carro de Puerto Limpio ya ha pasado”, dice Juan Yasbek, residente de ese barrio desde hace 36 años.

En el parque de la 29 y El Oro el problema es similar. Aun habiendo pasado el recolector, las fundas de basura se acumulan al pie del tacho de residuos. Sucede igual en la avenida Barcelona.

Los parques, las esquinas y las instituciones educativas son una especie de imán para que los “malos ciudadanos”, como los llama el Municipio, arrojen basura y empiece el hacinamiento. Y con ello, el mal olor.

En Casitas del Guasmo, en el Guasmo Norte, al frente de la escuela Nelson Mateus se sufre ese problema desde hace bastante tiempo. “No es que el recolector no pase”, dice Mario, un vendedor ambulante, “sino que la gente deja la basura en cualquier horario”. Y aun sin desechos a la vista, el espacio hiede.

El botadero se forma en una esquina al pie de un parque, junto al que se ubica un subcentro de salud.

El Guasmo, Sauces y otros diez sectores de Guayaquil, como Los Esteros o Bastión Popular, figuran en una lista de Puerto Limpio como los sitios donde se replica esa situación, donde los hacinamientos se evidencian a diario y donde la ordenanza municipal no se cumple (ver recuadro).

En un recorrido por una de las avenidas principales de Sauces, la Antonio Parra Velasco, este Diario evidenció al menos cinco montones de desechos en los parterres, algo que tampoco permite la ordenanza.

Jorge Tapia, de Sauces 6, critica ese accionar. Pero reconoce que las personas se han acostumbrado a eso porque esa ciudadela está compuesta de calles peatonales por donde no pasa el carro recolector.

Jorge Rodríguez, vocero del Municipio de Guayaquil, sostiene que esa no debe ser una excusa, pues según el contrato con Puerto Limpio, el personal debe ir puerta a puerta recogiendo los desperdicios.

El funcionario reconoce que existen esos botaderos, pero dice que el Cabildo hace su parte con la recolección. Y con las multas. Asegura que la dirección de aseo cantonal sanciona en promedio a 40 personas por mes, “de 8 a 10 por semana”.

Las sanciones significan multas que van desde los $ 77,20 hasta los $ 482,50, calculadas a partir del sueldo básico. Rodríguez no especificó cuánto recauda la Municipalidad con ellas. KSG

Los datos

Ordenanza

Puerto Limpio ofrece un servicio de recolección puerta a puerta. El residente debe sacar los desechos, en una funda bien asegurada, hasta dos horas antes del horario del recolector y al pie de su domicilio.

Multas

El Municipio genera hasta 50 multas al mes. Estas se calculan con base en el sueldo básico, de acuerdo con la gravedad del incumplimiento: leves, el 20 %; graves, el 42 %; y muy graves, con el 185 %, lo que este año representaría $ 482,50.

A LA CARTA