domingo, 22 julio 2018
18:59
h. Última Actualización

Piden solución integral a una falla recurrente

Un estudio planteó en 2009 instalar subdrenes en el terreno Dassum. El fin es evitar los daños en la avenida del Bombero.

11 jul 2018 / 00:01

Pese a que una universidad y una consultora habían detectado años antes de la inauguración de la avenida del Bombero los deslizamientos que se producían en el invierno en un terreno aledaño a la vía, no ha existido una solución definitiva al problema.

Tal como informó ayer este Diario, un nuevo desnivel se ha registrado en la zona, provocando que los vehículos tengan que disminuir la velocidad o esquivar esa parte de la calle, ubicada en un tramo que está entre Riocentro Los Ceibos y la Universidad del Pacífico. Por lo que la búsqueda de un arreglo efectivo vuelve a ponerse sobre la mesa.

En 2009, al finalizar los trabajos de ampliación de la mencionada avenida, la empresa Nylic (Nuques y Luque, Ingenieros Consultores) fue contratada para realizar la fiscalización de la obra y para encontrar una solución a los deslizamientos registrados. Como medida temporal, el Municipio realizó la construcción de un subdren que funcionó por varios años.

En aquel informe los técnicos de Nylic determinaron que para evitar daños futuros en la calle, existía la necesidad de intervenir, con la instalación de varios subdrenajes que desvíen parte del agua, el terreno Dassum, pues en esa zona se registra una falla hidrogeotécnica (relacionada al flujo de agua) por la desembocadura de dos torrentes que llegan desde la vía Perimetral.

“Existe un cono de deyección (forma de terreno con una silueta de abanico). Es un terreno que está entre dos montañas muy duras y en el que hay material que está propenso a moverse siempre, especialmente con lluvia”, precisa el ingeniero civil Roberto Luque Nuques, quien participó del proyecto de fiscalización.

Tres años más tarde se registró un nuevo levantamiento en la calzada. En aquel entonces fue el mismo Cabildo que, acogiéndose a las recomendaciones de la empresa, planteó la expropiación del terreno privado. Personal municipal realizó trabajos temporales, pero no hubo novedades de la intervención del predio.

Para el ingeniero Luque, por más arreglos que se hagan en la avenida, el inconveniente no se arreglará solo. “Si eso se hace es para que la gente no sienta el efecto del desnivel, pero va a volver a pasar. La solución debe ser integral. El problema es que esas soluciones cuestan mucho y el Municipio no tiene competencia en ese terreno”.

Durante la realización del estudio también se determinó que en parte del terreno que está del lado de la Perimetral se produce un hundimiento de tierra, provocado también por el paso de estos torrentes.

“Toda la masa de suelo se está moviendo hacia abajo y hacia la izquierda generando deformaciones. Podríamos pensar que si ponemos mucho peso al pie de la avenida se podría contrarrestar la masa que viene desde arriba, pero es complicado porque es una fuerza muy grande. Lo ideal es hacer subdrenes”, afirma Luque.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA