martes, 19 junio 2018
17:30
h. Última Actualización

“Que Nebot arregle el Forestal si quiere, yo no tengo problema”

El administrador del parque, Francisco Rossignoli, muestra los proyectos nunca concretados en el lugar. Ha tenido que hacer recortes de personal.

02 mar 2018 / 00:02

El parque Forestal tiene pendientes reparaciones desde hace un año. Todas las averías que el alcalde Jaime Nebot hizo públicas el pasado miércoles cuentan con un plan de reparación empolvado desde ese tiempo en la administración, porque el Ministerio de Cultura no ha asignado los fondos.

Allí no solo lidia con el mal estado del muelle, los botes, los adoquines y la jardinería, sino también con el recorte de un presupuesto que, literalmente, y entre otras afectaciones, redujo al 50 % al personal de guardianía.

Y ese fue solo el comienzo. El administrador, Francisco Rossignoli, recibe a EXPRESO un día después de la visita no anunciada del alcalde al parque Forestal para contestar a la propuesta que el funcionario municipal hizo de reparar el lugar: “Que lo arregle, si quiere, yo no tengo problema”.

Y cómo no, si tiene más de un año esperando que se concrete el programa que, se supone, cambiará el gris en el que ahora está sumergida la parte externa del edificio del Centro Cívico, adonde Nebot llegó para decir que luego de reparar el espacio pasará la factura al Ministerio de Cultura.

La crisis en el Forestal empezó el año pasado, cuando redujeron el presupuesto. De allí para acá, han sido tiempos difíciles. Por ejemplo, de doce guardias que custodiaban el lugar, ahora solo quedan seis, lo que ha repercutido en hallar a diferentes acciones de vandalismo y drogadicción. “La Policía nos da una mano cuando se presentan estas situaciones”.

Otra reducción que impacta es la del personal de limpieza y áreas verdes, hasta 2016 hubo 25 trabajadores para el primer rubro y 15 para el segundo. Hoy solo hay 15 para ambos. “Tenemos que dividir al personal y tratar de que, en lo posible, se mantenga el parque como se ve: aceptable”, comenta.

De ahí que existan palmeras sin podar que, de alguna manera, arruinan el paisaje. Y eso es solo lo que se ve. El parque lleva un año sin mantenimiento eléctrico, mecánico e hidrosanitario, por eso los baños tampoco funcionan.

Todo lo que denunció el alcalde es verdad, reconoce el administrador, que incluso afirma sacar de su dinero para darle de comer a los 21 patos y un ganso que habitan en la laguna. Por eso la propuesta de Nebot, lejos de polémica y pese a que será una deuda adquirida para el Ministerio, resulta una luz al final del túnel.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA