domingo, 19 noviembre 2017
13:52
h. Última Actualización

Las claves del presupuesto

El cálculo de ingresos, deuda, gastos petroleros y preasignaciones despierta inquietudes. La Asamblea discutirá, hoy, la proforma presupuestaria de 2017.

Quito /
29 ago 2017 / 00:00

Sumas y restas. La proforma presupuestaria para lo que resta del año tiene como base las cifras que promulgó el Gobierno del expresidente Rafael Correa.

Ese camino, según analistas, es un error que complicará los planes del presidente Lenín Moreno porque se sobreestiman los ingresos y se hace lo contrario con los gastos.

El texto, pese a los cuestionamientos, se discutirá hoy, desde las 11:00, en el Pleno de la Asamblea Nacional.

En la Comisión de Régimen Económico, que tramitó el informe de la proforma, se hicieron seis observaciones al texto. Ninguna relacionada a la estimación de gastos e ingresos, sino a los destinos sociales de los fondos y su manera de presentarlos.

Una de las recomendaciones, por ejemplo, habla de utilizar “catálogos y clasificadores de gastos” para demostrar lo hecho en políticas de igualdad y ambiente.

El informe recoge, también, un pedido de cronograma para el pago de haberes que acumuló el Gobierno anterior.

En la lista de acreedores está, por ejemplo, los jubilados del sector público. A ellos, según datos de Raúl Ledesma, ministro de Trabajo, se les adeuda más de 1.000 millones de dólares.

No se menciona, sin embargo, otras cuentas pendientes. La deuda de 2.878 millones de dólares con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y los compromisos con empresas petroleras privadas no aparecen en el documento.

EXPRESO toma cuatro puntos que despertaron críticas de beneficiarios, la Asamblea y organismos especializados.

Ingresos

1.Los 36.818 millones de dólares que contempla la proforma se financiarán, entre otros rubros, con unos 11.000 millones de dólares de deuda pública y con más de 14.760 millones de impuestos.

Esos montos no son alcanzables, a decir de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), que cree que los tributos serán menores.

La incredulidad es pragmática. Históricamente, dice la Corporación, la recaudación de impuestos siempre es menor en el segundo semestre del año.

De enero a junio, según datos oficiales del Servicio de Rentas Internas (SRI), se obtuvieron 6.768 millones de dólares, luego de descontar las devoluciones. Es decir, hace falta más de 7.992 millones de dólares para alcanzar la meta.

Petróleo

2.La estimación de ingresos petroleros también fue cuestionada. El Observatorio de Política Fiscal no comprende como, luego de dos años de ingresos bordeando cero, habrá más de 3.241 millones de dólares en 2017.

Sobre todo, porque el precio del barril de crudo no ha incrementado considerablemente.

Pabel Muñoz, asambleísta de Alianza PAIS y presidente de la mesa legislativa, explicó que una de las solicitudes es que se haga un seguimiento a la importación de derivados de petróleo para evitar que su variación no afecte al Presupuesto General del Estado.

Preasignaciones

3.En total, las presasignaciones contempladas en la proforma de este año suman 4.814 millones de dólares. De ese monto, las universidades tienen 893,3 millones.

La Comisión de Régimen Económico considera que ese valor puede modificarse y pide “solucionar la asignación presupuestaria de algunas universidades y ajustar relación entre ampliación de cupos y asignación de recursos”.

Deuda pública

4.Los integrantes del anterior Gobierno, que ocupan cargos en la actual administración, sostienen que la deuda contratada en 2016 evitó “males peores”. Diego Martínez, exministro y actual delegado del presidente Moreno, defiende su gestión y reconoce que ahora viene una etapa de replanteamiento de los compromisos adquiridos.

El presupuesto, dijo a EXPRESO la semana pasada, muestra que la economía está en la senda de la recuperación.

El ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, dijo, sin embargo, que la proforma de este año es un documento “pasivo” que mantiene los montos necesarios para el correcto funcionamiento del Estado. En 2018, se harán más evidentes las políticas del nuevo presidente.

A LA CARTA