lunes, 22 mayo 2017
13:55
h. Última Actualización

Los TBC ganan espacio para pagar deudas

El Gobierno ofreció cancelar deudas con bonos y títulos

Quito /
01 abr 2017 / 00:00

Es la vía recurrente. La recuperación económica, que anuncia el Gobierno desde finales de 2016, se apoya en un leve incremento de la recaudación tributaria, en mejores precios del petróleo y en más emisiones de papeles de deuda. En los últimos días ese indicador subió considerablemente desde el Banco Central del Ecuador (BCE).

La entidad evidenció ese incremento el 24 de marzo. Según sus boletines informativos semanales, el monto de Títulos del Banco Central (TBC) que circula pasó de 98,5 millones de dólares, el 17 de marzo de este año, a 310,3 millones de dólares una semana después. Es decir, 68,25 % de aumento. En dólares, la subida supera los 211,8 millones de dólares.

La Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes) dio el llamado de alerta. Esta semana, la entidad recalcó el alza de 211,8 millones de dólares en el “monto en circulación de TBC”. El uso de esos papeles es lo que más preocupa.

Según Cordes, el Gobierno de la autodenominada revolución ciudadana utilizará parte de esos papeles para pagar una fracción de las deudas que mantiene. ¿A quién irán esos títulos? La lista de acreedores es amplia.

Los gobiernos seccionales son el primer caso. El ministro de Finanzas, Patricio Rivera, advirtió que una parte de la deuda con los locales será cancelada en papeles. Prefectos como Gustavo Baroja (PAIS) aseguraron que el mecanismo es útil y práctico para los municipios, prefecturas y juntas parroquiales. Estas últimas, según la promesa oficial, recibirían los pagos atrasados únicamente en efectivo.

Rivera explicó que los papeles pueden usarse para pagar tributos. Algo que interesó, por ejemplo, a los seccionales porque estos, a su vez, pueden pagar a sus proveedores con la herramienta.

El ministro desde inicios de año ofreció pagos, también, a jubilados, proveedores y maestros. Ellos han adelantado que no aceptarán bonos. Quieren dinero en efectivo.

La Coordinadora Nacional de Maestros Jubilados del Ecuador explicó que algunos de los docentes que recibieron bonos, en años anteriores, tuvieron que vender esos papeles con un fuerte castigo. Es decir, el valor que recibieron al transaccionar los papeles fue menor al que negociaron con el Gobierno.

A LA CARTA