jueves, 23 noviembre 2017
13:46
h. Última Actualización

Los peores días para vender

Los tres primeros meses son los más complicados para los sectores productivos. Las compañías buscan ahorrar costos a través de la nómina.

10 ene 2017 / 00:00

Son tiempos de una balacera al interior de un ascensor. En enero las ventas suelen bajar más o menos un 16 %, según los comerciantes consultados en el centro de la ciudad. Para no cerrar los negocios han tomado estrategias a través de la nómina.

Aunque es una cifra que coincide con la registrada en el Banco Central del Ecuador, en un análisis cualitativo sobre las ventas, en el Estudio Mensual de Opinión Empresarial, es un enero atípico. Porque 2016 fue tiempo de las vacas flacas y en esas circunstancia se llega al mes que normalmente se vende muy poco. Para los comerciantes es como estar en una balacera al interior de un ascensor, nadie sale sin heridas. Es decir, en forma general todo el comercio y las industrias viven los peores días para vender, indiferentemente de que el negocio esté bien posicionado y sea una marca de éxito.

María Auxiliadora Altamirano, dueña de un almacén de ropa en Colón y García Avilés, dijo a Diario EXPRESO que entre las estrategias que están usando es reducir las horas de trabajo. No abren los domingos, los sábados solo laboran hasta el mediodía y dio vacaciones a sus colaboradores hasta marzo.

Todas las medidas que se toman, para ahorrar dinero, se hace dentro del marco legal. Pero, sobre todo se evita sacar de la nómina a los trabajadores, sobre todo a los que han sido instruidos por la empresa y son proactivos, explicó Francisco Alarcón, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil. El líder gremial agregó que a esta situación, que es normal de todos los eneros, se suma que en los últimos años ha sido difícil planificar, por los cambios mensual que se han dado en lo tributario, laboral y normativo.

A esto también se debe incluir que es un tiempo electoral donde hay un ambiente de confrontación constante. “Y dentro de todo esto el diálogo público-privado es muy débil en este momento”, resaltó.

Otra de las estrategias son las ofertas, aunque estas se mantuvieron a lo largo del 2016 por la contracción económica que se vive.

Alarcón enfatizó que bajar la rentabilidad no da beneficio a nadie, ni siquiera al Estado, porque también baja el cobro del Impuesto a la Renta y mucho menos para la empresa privada y sus colaboradores, porque hay menos utilidades.

Ahora el ánimo tampoco está tan caído como las cifras y eso es por las expectativas que hay por la vigencia del acuerdo comercial multipartes con la Unión Europea. Allí hay opción para exportar e importar, claro los beneficios se sentirán en el bolsillo a mediano plazo.

Entre tanto, se sigue reduciendo lo que más se pueda en gastos, tanto como han bajado los ingresos.

La merca de temporada

Cada mes tiene productos que se venden más, en enero son los paraguas, botas, ropa para lluvia, agua, helados y refrescos. María García, comerciante, dijo que en los días de más calor logra vender hasta cuatro pacas de botellas con agua. Eso implica que si toda la semana se mantiene el calor vende unas 672 botellas con agua. Por paca gana $ 5.

A LA CARTA