martes, 16 enero 2018
20:46
h. Última Actualización

La industria invita a consumir, “sin miedo”, el arroz que se vende en el país

El producto sintético no se puede cocinar y no está en el país

06 ene 2018 / 00:00

La industria arrocera del Ecuador insiste en que lo del “arroz plástico (supuestamente traído desde China) es una trama montada”, similar a lo que pasó en Colombia.

Ante la presencia de videos malintencionados sobre arroz plástico, el gremio de Industrias Arroceras del Ecuador, Corpcom, aclaró ayer que nada es verdad.

“En Ecuador no se produce ni comercializa arroz plástico”, señaló el presidente de Corpcom, Javier Chon Lama.

La Intendencia de Policía del Guayas recibió el jueves varias denuncias y en un operativo realizado en varios mercados de la ciudad recogió muestras. Estas serán analizadas por la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agrocalidad). Los resultados se darán a conocer en los próximos días.

Pero Chon defiende la calidad del grano ecuatoriano. “El arroz contiene principalmente almidón y expuesto al fuego se gelatiniza, se quema y carboniza al igual que todos los productos de origen orgánico”.

El arroz cocinado en agua, como es tradición de los ecuatorianos, tiene la apariencia, sabor y textura que todos conocemos. El plástico sumergido en agua caliente nunca se va a cocinar, resalta.

El producto no es solo importante para los agricultores y la industria, sino para las personas que lo comercializan, ya que es el más consumido entre los ecuatorianos. Se lo produce en zonas aledañas a Daule, Santa Lucía, Palestina, Jujan, Milagro, Samborondón, Simón Bolívar, Nobol, Salitre, Balzar (Guayas); Babahoyo, Vinces, Baba, Montalvo, Puebloviejo, Ventanas (Los Ríos); también en Manabí y El Oro.

“Desde el punto de vista económico, el precio del plástico es mucho mayor al del arroz por lo que no tendría sentido, ni para una persona inescrupulosa, venderlo como reemplazo”, señala Chon.

Para él, los videos publicados buscan desinformar malintencionadamente, y transformarse en virales como ha sucedido en otros países. GLC

A LA CARTA