viernes, 24 noviembre 2017
17:09
h. Última Actualización

La banca y su año agridulce

Las cifras son sólidas pero hay bajas considerables. Desde 2014, las utilidades cayeron en $ 112 millones.

11 ene 2017 / 00:00

    Fue un año de altas y bajas. El sistema financiero privado mantuvo sus indicadores de solidez y liquidez aunque la demanda de nuevos créditos no fue la esperada. Los ecuatorianos fueron más cautelosos a la hora de endeudarse.

    Si bien los datos son positivos en créditos, depósitos, activos y liquidez, también hubo caídas en ingresos y utilidades netas. Es más, según la Asociación de Bancos del Ecuador, las entidades tuvieron una baja del 17,6 % en sus utilidades si se comparan con las generadas en 2015.

    ¿Cómo se comportó el sistema? EXPRESO recoge las principales cifras de la banca privada durante el año pasado.

    El crédito productivo mejoró

    La cartera bruta (vigente, reestructurada, vencida y en cobro judicial) registró un saldo de 20.375 millones al cierre del año. Esto representa un crecimiento del 8,5 % con respecto a 2015. Del total de la cartera, el 67 % se destinó a créditos comerciales, de vivienda y microcréditos. Es decir, 13.564 millones de dólares. 12,9 % más que 2015.

    Los depósitos monetarios, al alza

    Los depósitos subieron en 4.079 millones de dólares en el año que terminó. Llegaron a 26.697 millones de dólares. ¿Qué contribuyó al alza? Los depósitos monetarios subieron un 28,4 %. En dólares, unos 2.276 millones.

    En total, los depósitos monetarios sumaron 10.294 millones, los depósitos de ahorro alcanzaron los 8.094 millones y los a plazo fueron de 8.309 millones.

    La liquidez se mantiene

    “La relación entre los fondos disponibles y el total de depósitos a corto plazo fue de 33,9 % para diciembre de 2016”. Un indicador positivo según la asociación bancaria.

    El índice de liquidez, referente a la cobertura de los 100 mayores depositantes también es positiva. La cobertura superó el 151 %. Son 51 puntos porcentuales más de la cobertura total requerida.

    Para Asobanca, estos rubros “demuestran que la banca mantiene un nivel adecuado de cobertura en cuanto a liquidez”.

    Lo incobrable también subió

    El dato es positivo pero no por eso alentador. La cartera improductiva (aquella que no genera ingresos porque los créditos parecen incobrables) también se elevó. En 2015, por este concepto se registraron unos 687 millones. Un año después, dicha cartera llegó a 721 millones de dólares. 34 millones de incremento.

    De todas formas, el dato representa un alivio para el sector financiero porque en noviembre del año pasado, la cartera improductiva sumaba 853 millones de dólares.

    Los ingresos, con leve caída

    La banca privada tuvo dos indicadores con caídas respecto a 2015. El primero fue la utilidad neta -que pasó de 271 millones de dólares a 223 millones- el segundo fue el monto de ingresos de las entidades financieras.

    Según la Asobanca, el total de ingresos sumó 3.488 millones de dólares. En 2015, el monto fue de 3.045 millones. Es decir, una variación negativa del 0,9 %.

    Pese a ese indicador y el de utilidades, el sistema financiero conserva una buena salud. Los datos muestran que el manejo de los recursos dio resultados positivos.

    Las utilidades se contraen

    El objetivo gubernamental se cumplió. El presidente Rafael Correa cuestionó el monto de utilidades que tiene la banca privada. Para él, las ganancias son excesivas.

    En 2016, sin embargo, las ganancias alcanzaron su nivel más bajo. Según la Asociación de Bancos, el total no superó los 223 millones de dólares.

    La cifra llama la atención porque, en 2015, las utilidades netas llegaron a 271 millones y, en 2014, fueron de 335 millones. Es decir, 112 millones de caída entre 2014 y 2016.

    A LA CARTA