miércoles, 28 junio 2017
14:54
h. Última Actualización

Héctor Delgado: “Es un inicio difícil por la política”

11 ene 2017 / 00:00

Por los segmentos a los que se dirigen, los bancos pequeños en conjunto tienen un mayor porcentaje de morosidad, en especial en el segmento de crédito de consumo prioritario, que a noviembre de 2016 fue del 13,02 %; los microempresariales: el 11,17 %. Por eso implican mayores riesgos, según el Fondo Monetario Internacional. Y eso tiene su explicación. Los rubros son los de mayor riesgo, por eso incluso tienen una tasa más elevada.

El bullicio electoral trastoca todo el entorno empresarial y financiero. Trastoca o hace meditar a la banca privada sobre sus planes de expansión. Coincide con la campaña los efectos de la resaca económica de fin de año, porque en estos dos primeros meses de 2017 es difícil vender, y también cobrar.

- Tradicionalmente enero y febrero son meses complicados, pero este año hay que añadir otro factor, la principal campaña electoral...

- Los finales de 2016 e inicios de 2017 fueron complicados y van a ser bastante interesantes. Ahora hay que ser conservadores. Ser conservador es mucho mejor, a veces, que ser muy agresivo. ¿Qué hubiera pasado si a inicios de 2016 hubiésemos sido muy agresivos?

- Los empresarios y el sector comercial mediano y pequeño se quejan por las bajas ventas de estos meses. ¿La banca qué efectos siente?

- En temas de cobranzas es complicado, porque todo el mundo se ha endeudado y la morosidad sube. En efecto, enero y febrero son los meses más complicados de cada año.

- ¿Qué se debe hacer, sobre todo en la banca pequeña, para sacar adelante este periodo?

- En enero y febrero lo que se hace es gestionar el tema de cobranzas desde sus inicios. Bancos pequeños entran en una campaña de refinanciamiento. Por ejemplo, los clientes que antes pagaban 1.000 mensual por sus préstamos, ahora puedan pagar 500 o 600 dólares, eso hace que la morosidad disminuya: hay que otorgar crédito a empresas y personas que de verdad no sean vulnerables a algo político.

- Al Fondo Monetario Internacional le preocupa los indicadores de los bancos pequeños. ¿Hay razón para ello?, ya que son los más susceptibles a los desequilibrios económicos...

- Existen bastantes normativas nuevas. La banca es un sector de los más regulados. En este 2017 tendrán que tener un proceso de licenciamiento nuevamente. Deben pasar una nueva inspección para saber si van a enfocarse a un solo sector, o a ser múltiples. Se exige tecnología, procesos, manuales, capacitación, personal.

- ¿Uno de los requisitos es el aumento del patrimonio?

- Los (bancos pequeños) que están, están bien, han cumplido con el nuevo requerimiento de patrimonio: 11 millones de dólares, como mínimo, de capital pagado, efectivo; eso hace que los clientes se sientan más seguros.

- ¿Ser pequeño tiene ventajas?

- Muchas veces los clientes en los bancos grandes tienden a ser solo un número; en cambio en los pequeños el tratamiento es mucho más personalizado; se analizan mejor los casos y se da atención inmediata y eficiente.

A LA CARTA