miércoles, 17 enero 2018
19:06
h. Última Actualización

En el 2018 el mundo crecerá “más fuerte”

Así lo estima la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. Se proyecta un crecimiento económico de 3,6 %.

02 ene 2018 / 00:00

La directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde, aseguró que la recuperación de la economía mundial el año que viene será “más fuerte y mejor repartida”, para volver a los niveles medios que precedieron a la crisis financiera de 2007-2008.

“En 2017, por primera vez en mucho tiempo, revisamos al alza nuestras previsiones de crecimiento en el mundo. La recuperación será más fuerte, mejor repartida, ya no tiran de ella solo los grandes países emergentes”, dijo Lagarde en una entrevista del semanario ‘Le Journal du Dimanche’.

Esta robustez del crecimiento, a su juicio, “es propicia para proseguir las reformas estructurales, cuando ya se han emprendido, o para decidirse a lanzarlas”.

La tasa de crecimiento mundial del 3,6 % prevista por el FMI para el nuevo año, según Lagarde, “volver a los niveles medios de las dos décadas que precedieron a la gran crisis financiera de 2007-2008”.

Lagarde cree que la zona euro está “fuertemente consolidada” respecto a hace una década y la moneda “va bien”, aunque abogó por que la unión monetaria -“una creación magistral única que constituye una alternativa a China y Estados Unidos”- se traduzca en otros proyectos sociales y de cooperación fuera de Europa.

Mientras, juzgó que EE. UU. ha alcanzado su potencial de crecimiento, en torno a un 2 %, pero que solo podría superarlo con una mayor productividad, algo que es “difícil” en el actual entorno de robotización y de nuevas tecnologías.

Al mismo tiempo, reiteró los llamamientos de su organización a las autoridades chinas para que controlen la expansión del crédito a empresas “que no siempre son sólidas, hasta el punto que algunos las califican de zombis”.

Lagarde consideró como “la gran paradoja de 2017” el hecho de que China se haya convertido en la defensora de la globalización, que se explica porque “a la naturaleza le horroriza el vacío” dejado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en ese campo.

Respecto a África, auguró que puede ser tanto “el continente del futuro como el de los dramas”, y mucho de ello dependerá del control de la demografía y de las políticas de desarrollo, según EFE.

“El desarrollo económico en relación al crecimiento demográfico es una carrera contra reloj que se perderá si no se controla la demografía, lo que pasa en primer lugar por la educación de las mujeres y por una toma de conciencia general en esos países”, dijo.

En el caso del país, el crecimiento que estima el Banco Central del Ecuador es de 1,5 %, aunque la ministra de Industrias y Productividad, Eva García, es más optimista y considera que la economía del país subirá más de 2 %, porque hay una ligera recuperación en el precio del petróleo y por la política económica que lleva el presidente Lenín Moreno.

Si la proyección de la ministra García se cumple, entonces Ecuador estará en la senda de la recuperación económica, Porque según asesores económicos, como Walter Spurrier y Juan Carlos Jácome, la población crece alrededor de un 2 %, por lo tanto para que el crecimiento económico se sienta y sea relevante debe estar por encima del 2 %.

La meta de crecer al 8 %

Un país en desarrollo como Ecuador debe crecer competitivamente a tasas promedio del 8 % anual en su PIB real y con tasas de inflación no mayores al 8 % anual, según José Abel DeFina, profesor de Dirección Financiera, del IDE Business School. En la revista Perspectiva, editada por dicha universidad, escribió que el crecimiento del PIB del país ha estado los últimos 10 años por debajo de este nivel (un 4,3 % hasta 2014), aún promovido por los altos precios del petróleo. “Consecuentemente, ahora serán urgentes políticas expansivas que sustituyan los ingresos del petróleo y que provoquen incremento de la actividad económica”.

A LA CARTA