sábado, 19 agosto 2017
18:56
h. Última Actualización

El sector local busca espacio en petróleos

El Gobierno quiere inversión privada. La competencia puede ser ‘desleal’

Quito /
18 jul 2017 / 00:00

Escucharon el llamado. El anuncio gubernamental al sector privado como “motor de la economía” es bien recibido por las empresas de hidrocarburos. Sus representantes esperan que la nueva administración dé igualdad de oportunidades y condiciones. Algo que, reconocen, fue limitado en el pasado.

En cada segmento del negocio de crudo hay cuestionamientos. Desde la extracción del recurso natural, dicen los analistas y expertos como Augusto Tandazo, se evidenció una preferencia por empresas extranjeras. Un factor que el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, quiere modificar.

¿Cómo hacerlo? Las rondas petroleras que impulsa el gobierno de Lenín Moreno tienen campos pequeños e intracampos que pueden ser operados por compañías ecuatorianas.

Este mes inició la ronda de campos menores y, hasta finalizar el año, se lanzarán dos propuestas de licitaciones de áreas de exploración y explotación petrolera.

Pérez dio un respiro al sector privado local, además, porque anunció que Petroamazonas y Petroecuador ampliarán la aplicación de concursos para adjudicaciones. La metodología de “giro específico del negocio” -que se firmaba sin licitación previa- está reducida.

Esas condiciones alivian a los actores privados que esperan mayor participación. Sertecpet tiene contratos específicos pero su capacidad permite más. Eduardo López, CEO de la empresa, confía, según explicó en marzo, en un espacio transparente para participar con otros competidores nacionales y extranjeros.

Pero no solo es el mercado exterior. Hay limitaciones para las empresas locales dentro del país con competidores que tienen ventajas. El Estado es el principal ejemplo.

Pablo Orozco, presidente ejecutivo de Petróleos y Servicios, explica que las comercializadoras de combustible de Petroecuador jugaron un rol desigual. El ofrecimiento gubernamental dé más espacio para el sector privado es una buena noticia, reconoce.

En la venta de combustible, a la fecha, Petroecuador tiene el 26 % del mercado. Una cifra cuestionable si se toma en cuenta que la distribuidora es financiada con recursos del presupuesto general del Estado. Un modelo de negocio “desleal” a decir del sector privado.

Orozco resalta que si hay más espacio para los privados se generará más empleo y mayor inversión. Incluso, aspira a que los ingresos podrían ser superiores a los que se recibe actualmente del Estado por la venta de gasolina en el país.

Pese al entusiasmo, el Gobierno aclara que el trabajo con el sector privado nacional es intenso. Solo en los campos del Yasuní ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini) el 82,57 % de los servicios son de empresas ecuatorianas.

A LA CARTA