domingo, 25 junio 2017
11:08
h. Última Actualización

El ‘chuchaqui’ por la fusión de los gigantes cerveceros

En Ecuador la autoridad aún busca evitar un monopolio. A nivel internacional las empresas venden acciones y aun así son las primeras en el mercado de cerveza

02 ene 2017 / 00:00

En Ecuador, en 2016, la fusión de las empresas que elaboran las cervezas Pilsener (SABMiller) y Brahma (AB InBev) provocó los síntomas de un chuchaqui, dolor de cabeza. Las empresas hasta presentaron una acción de protección para frenar la venta de la marca Club, exigida por la Superintendencia de Control de Poder de Mercado. Una situación que todavía se debate en las salas legales.

Pero, ¿cuál es el escenario de la unión de SABMiller y AB InBev en el mundo?

Se estima que con la unión las compañías serán el número uno o dos en 24 de los 30 mayores mercados de cerveza del planeta.

“Desde la perspectiva de competencia, la operación no puede analizarse en un plano meramente mundial, sino de mercados nacionales. En varios países de América Latina (Ecuador, Perú, Colombia y Panamá) ya tienen el control del mercado y sería simplemente un cambio de manos. Pero en los principales mercados cerveceros mundiales (Estados Unidos y China) la cuota conjunta se aproxima a 60 % en el primero y a 40 % en el segundo, lo que haría que las autoridades antimonopolio les pongan condiciones”, explicó para el medio virtual dinero.com, desde Madrid, Francisco Marcos, profesor del IE Law School.

Aunque en Ecuador el experto habló de que el control del mercado solo cambiaría de manos, la institución encargada hace todo lo posible por evitar un monopolio. Así entre las condiciones para que estas dos compañías puedan fusionarse está la venta de cinco activos: la planta de producción de Ambev Ecuador y las marcas Zenda, Dorada, Biela y Maltín.

La unión en Ecuador todavía no es una realidad, mientras que en Estados Unidos en julio del 2016 sí se cristalizó, en esa fecha el Departamento de Justicia del país norteamericano dio luz verde a la adquisición de SABMiller PLC por parte de su rival Anheuser-Busch InBev NV, lo que eliminó uno de los últimos grandes obstáculos para finalizar el acuerdo de unos 108.000 millones de dólares.

AB InBev ya había acordado vender las operaciones estadounidenses de SABMiller a Molson Coors Brewing Co., como una medida preventiva para lograr la aprobación de los reguladores. La venta, por 12.000 millones de dólares, del 58 % que SABMiller tenía en MillerCoors y los derechos en el país norteamericano de marcas como Peroni significa que la cuota de mercado de 45 % que AB InBev tiene en EE. UU. no cambiará, y a nivel mundial los hechos indican que es lo que se busca: no perder mercado aunque vendan acciones. Por lo pronto, en Ecuador, la pelea legal para lograr la unión continúa.

A LA CARTA