sábado, 21 octubre 2017
01:03
h. Última Actualización

La incertidumbre política le sale más cara a Ecuador

El riesgo país sobrepasa los 700 puntos desde la segunda vuelta electoral. Eso eleva la tasa de interés para la deuda externa.

18 abr 2017 / 00:00

No son ecuatorianos ni pueden votar, pero los mercados están muy pendientes de las elecciones en Ecuador y reaccionan según los acontecimientos. Lo han hecho en estos comicios, pero de forma contradictoria entre la primera y la segunda vuelta.

Después del 19 de febrero, el riesgo país de Ecuador se relajó 24 puntos de golpe, coincidiendo con el día en que el presidente del Consejo Nacional Electoral confirmó que la segunda vuelta era inevitable.

En cambio, la semana de incertidumbre que sucedió a los resultados del 2 de abril, el indicador se mantuvo -y así sigue- por encima de los 700 puntos, tras elevarse 34 puntos el lunes poselectoral.

En ambas vueltas, la semana previa, el riesgo país -que mide qué tan confiable resulta la economía ecuatoriana para los prestamistas internacionales- se mantuvo estable en torno a los 600 puntos.

Sin embargo, después de la primera cita en las urnas, el indicador de percepción de los mercados llegó a bajar a 568 puntos, mejorando la calificación que concede la agencia JP Morgan sobre Ecuador, y ahora, tras la segunda vuelta, se mantiene arriba de 700 puntos.

Esta subida repentina hace que Ecuador acumule un deterioro del riesgo país del 10,66 % en el año y del 7,51 % en el último mes, cuando el año pasado se estrenaba con 1.295 puntos y se despedía el 2016 a la baja con 647 puntos, gracias al acuerdo para recortar la producción de petróleo en el mundo.

Este pacto incidió en el riesgo país de Ecuador y de los demás productores de petróleo, pues anticipaba una mejora de los precios del crudo que apuntalara las economías y con ello, mejorara su percepción en los mercados.

Los demás países emergentes han evolucionado este año hacia mejor, salvo Ecuador, Sudáfrica, Ucrania y Venezuela. En Ecuador, las variaciones del riesgo país coinciden con el proceso electoral y la desconfianza sobre los resultados que siguió a la votación y que aún está pendiente de dirimirse.

Esta falta de certeza política castiga, vía riesgo país, a la economía, ya que un aumento del riesgo país significa un encarecimiento de las tasas de interés que tendrán que pagarse si se busca financiamiento internacional.

Cuanto más bajo, más barato le sale a Ecuador colocar bonos soberanos, como ya se hizo en enero con una emisión de bonos por 1.000 millones que, entonces, se benefició de un indicador más relajado. Los bonos soberanos se colocaron a una tasa de 9,125 %, cuando el año pasado llegaron a pactarse emisiones al 10,75 %.

Una tasa de interés alta

Que Ecuador esté en 700 puntos o más en el riesgo país significa que si quiere emitir bonos tendrá que convencer a los inversionistas con tasas de interés elevadas (a mayor riesgo, más ganancia). En este caso, 700 puntos son un 7 % más a lo que ya paga EE. UU. por sus bonos, considerados seguros. Cada 100 puntos en el riesgo país, la tasa de interés sube un 1 %.

La incertidumbre política le sale más cara a Ecuador
A LA CARTA