martes, 16 enero 2018
20:46
h. Última Actualización

La criptomanía busca ‘creyentes’ en Ecuador

La fiebre de las criptomonedas envuelve al mundo, pero en el país se retrasa.

11 ene 2018 / 11:11

La fiebre de las criptomonedas envuelve al mundo, pero Ecuador la retrasa. El Banco Central (BCE) confirmó que el popularizado bitcoin “no es un medio de pago autorizado para su uso en el país”.

El comunicado de la entidad deja también abierta la posibilidad de compra y venta para los entusiastas de la moneda virtual. Se aclara que sino se acepta el bitcoin de manera regular es porque su valor depende solo de la especulación.

Esto no ha impedido que ciertos negocios ya lo acepten, pues el ‘guiño’ de esta moneda está en su descentralización de bancos y gobiernos.

Ecuador tiene su club de ‘criptomaniáticos’

Juan Fernando Carpio es economista y parte de este club con sede en la Universidad San Francisco de Quito. Lo primero que él desmiente desde su experiencia es que el bitcoin sea una moneda sin respaldo.

Ese inconveniente, según él, solo le sucede al dinero físico: “El dólar solo es deuda porque es un pasivo en la hoja contable de alguien más, eso no ocurre con el oro ni el bitcoin”.

La importancia del bitcoin para Carpio recae en las 3 funciones que tiene el billete, siendo la tercera la de mayor fortaleza en la criptomoneda:

1.- Medio de pago.

2.- Unidad de cuenta: dinero estable que permite la contabilidad, así como la dolarización.

3.- Ser buen depósito de valor.

Rey Midas a la inversa

La revolución de este nuevo sistema de intercambio es la nulidad del mediador: bancos o Estado. “Que no sea regulada por los gobiernos es una ventaja. Los gobiernos tienen el efecto opuesto al del Rey Midas, tocan el dinero y embilecen su calidad”.

Una fiebre como el oro

El bitcoin es solo uno de los tipos de monedas digitales que circula por el mundo; también está el Ethereum, Ripple, Bitcoin Cash y Litecoin. Esos están entre los más conocidos por mover más millones.

Así el bitcoin se ha vuelto en un recurso bastante usado, tanto como para requerir del diseño de billeteras con hardware seguros y que a la vez, ha tenido subidas y caídas en la cantidad de inversionistas que apuestan por él. Aunque en 2013 tuvo una gran baja en su valor, en 2017 cerró costando cada una $16 000.

A LA CARTA