viernes, 24 noviembre 2017
09:29
h. Última Actualización

¿Cómo se ‘camuflan’ las estafas piramidales?

Este método de engaño lo popularizó Carlos Ponzi en 1920. A partir de ese momento, la estrategia fraudulenta ha servido para dinamizar varios negocios.

17 jul 2017 / 10:15

El renombre no siempre será absoluta garantía. Eso lo tiene claro el actor Leonardo DiCaprio. Cuando aceptó en 2013 el protagónico para ‘El lobo de Wall Street’, estaba asumiendo en realidad la juventud de Jordan Belfort, un estadounidense que a los 26 años ya lograba ganancias por 50 millones de dólares.

Luego se sabría que su ascenso económico fue solo fraude. Creó una compañía de bolsa de valores, vendió acciones por unos cuantos centavos y prometió ganancias triplicadas. Aunque parezca lejano y muy de Hollywood, esto también es parte del cliché de los robos: una estafa piramidal.

Para decirlo de otra manera, funciona como las típicas ‘cadenas’ que se forman entre compañeros de trabajo. Es decir, se escogen las personas, se acuerda el monto a ahorrar cada mes y el tiempo que se extenderá.

En este caso el círculo de participantes tiene un límite y el dinero no genera intereses, con la captación piramidal en cambio, se tiende hacia el infinito y en esa carrera, se hace insostenible.

Dos características de alarma

Mariela Méndez es docente y Máster en Mercados Financieros, por lo que perfila este tipo de negocios de inmediato:

1. Ojo cuando lo condicionan a que coloque más personas.

2. Ojo cuando la rentabilidad que le ofrecen es exagerada.

Por estas razones, Mariela explica que el sentido común es el llamado a tocar la alarma: “A menos que tú seas accionista, ¿por qué alguien te regalaría algo si nosotros como individuos somos egoístas naturalmente?”, reflexiona.

¿Y si a pesar de todo quiero correr el riesgo?

Para Mariela esta forma de “hacer dinero” existió y existirá por el ser ambicioso que llevamos dentro. Así que sugiere lo siguiente:

* Si participa en un modelo de negocio así, asegúrese que el dinero que compromete no sea dinero para necesidades básicas o algo que vaya contra su estabilidad económica.

* Si ya está en una pirámide, asegúrese de no estar en la base.

* La parte moral: Mucha gente opta por buscar a otras personas y así trasladarles la pérdida.

Si los consejos no son suficientes, hay una página hecha por estafados y para estafados de una empresa argentina llamada Hope Funds. El dueño es investigado por estafa y los que invirtieron cuentan sus testimonios en este blog.

La forma rápida de ubicarlas

Como no hay cura ni consejo infalible para que las denuncias por estafas se detengan, estos son los nombres que suelen tomar: Telar de los sueños, Flor de la abundancia, El fractal y Octagonal.

La manera menos obvia

¿Cómo se ‘camuflan’ las estafas piramidales?

¿Ha escuchado de Airbnb? Es un lugar virtual para ofrecer hospedaje en casas familiares en todo el mundo. Pues bien, cuando es usuario la aplicación propone que invite amigos para ganar crédito en los próximos viajes.

Para Mariela el negocio aquí (como muchos otros, entre ellos el conocido Órgano Gold) se mantienen porque el producto es bueno y las personas siguen ingresando. Es así que la forma que toma un negocio con modelo de pirámide es variado:

Productos de consumo masivos.

Productos financieros, como prestar dinero y conseguir alto interés.

Materia prima, por ejemplo el arroz.

Casos épicos en Ecuador

2017

- Investigación por parte de la Policía de Azuay a una empresa financiera, que ante la compra de una moneda virtual lo integraban en un sistema piramidal, en el que recibían “bonos” según su aporte.

2016

- La creación de la moneda digital “Unete”, para envíos internacionales de dinero, derivó en estafa.

- Emergen diferentes casos de estafa piramidal por dos esquemas: La flor de la abundancia y El telar de los sueños.

2014

- El caso Publifast, una página online que por una contribución te prometía multiplicar la inversión por medio de marketing multinivel.

¿Cómo se ‘camuflan’ las estafas piramidales?

2005

- Explota el caso de estafa piramidal del notario José Cabrera Román, luego de un saqueo de la Notaria 2 de Machala.

A LA CARTA