lunes, 22 enero 2018
07:57
h. Última Actualización

Así ve el arroz un brasileño

En zonas de Guayas la productividad no es baja, según el profesor Gerardo Darío Sugiere que se renueven cada 6 o 7 años las variedades de semillas

04 mar 2016 / 00:38

Se quitó sus zapatos casuales y se lanzó sin temor a un arrozal recién florecido en América Lomas. Al salir, Gerardo Darío, un eminente profesor de la Universidad de Sao Paulo, enseñó su dedo pulgar y apretó la mano de Julio Carchi: “7,8”, le dijo.

Este brasileño, de paso por Guayaquil y enamorado del seco de pato y caldo de gallina criolla que probó en Daule, dice que tiene poco que enseñarle a los arroceros. 7,8 toneladas por hectárea según calcula el rendimiento en el cultivo que palpó, es bueno. Sin embargo deja un mensaje: las variedades de semillas deben ser renovadas cada 6 o 7 años.

Darío es parte de una misión de cuatro catedráticos de Brasil que fueron traídos por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) para que visiten el campo y dicten charlas a productores y funcionarios de varias entidades del Gobierno.

El miércoles recorrieron plantaciones acompañados de dirigentes, de agricultores y de la doctora Mariuxi Gómez Torres, asesora científica del Magap, entomóloga y especialista en agricultura ecológica.

Ayer empezaron un ciclo de charlas sobre agroclima, mecanización y malezas, ciclo que culmina hoy en el Centro Cultural Libertador Simón Bolívar de Guayaquil (malecón Simón Bolívar).

Durante el recorrido, Gerardo Darío manifestó a Diario EXPRESO que lo óptimo para mejorar la productividad de las más de 400 mil hectáreas que anualmente se cultivan en Ecuador, sería que los técnicos acompañen a los agricultores en el proceso, lo que daría resultados rápidos y mejoraría el nivel de vida de los que cultivan el producto más consumido en Ecuador (46 kilos por persona).

En un intercambio de ideas con el dirigente Julio Carchi, el experto deja claro que no hay mayores diferencias entre la forma de cultivar arroz en Brasil y en zonas como Santa Lucía o Daule, solo que en Brasil las variedades se renuevan cada 6 o 7 años. “El 90 % del mundo trabaja con mudas (transplantes); en siembra de arroz Ecuador está mejor que Brasil”.

Una diferencia significativa es que las variedades que se cultivan dependen de las zonas y “hay cuatro o cinco variedades por región”.

En Ecuador, hay semillas que tienen más de 20 años. Carchi señala que el Iniap (Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias) hace un gran esfuerzo, pero necesita de apoyo. “Hemos trabajado de la mano con el instituto y nos ha dado resultado la variedad Iniap 11, pero hay que apoyarlo más”.

Las enfermedades que Darío cree que más afectan al país son la hoja blanca y la rhizoctonia por lo que recomienda asistencia. “El acompañamiento es esencial, se necesita alguien que abrace al agricultor y le muestre el problema”.

TAGS:

A LA CARTA