lunes, 18 diciembre 2017
11:32
h. Última Actualización

Mina: “Iré a Tokio a pegar con el corazón”

El boxeador de la Perla del Pacífico viaja hoy a Las Vegas para entrenar en el gimnasio Mayweather con vistas a los próximos JJ.OO.

20 may 2017 / 00:00

No es una probabilidad, es algo que lo da por sentado. Carlos Mina, boxeador ecuatoriano de 25 años, se observa pisando el cuadrilátero en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y su motor de arranque será la preparación en el mejor gimnasio de boxeo a nivel global: el Mayweather Boxing Club en Las Vegas, cuna de uno de los mejores boxeadores de la historia, Floyd Mayweather Jr.

Cuando Mina fue derrotado en Río 2016 por el francés Mathieu Bauderlique por nocaut técnico, el guayaquileño crecido en Quito jamás imaginó que se abrirían tantas puertas. “Yo no lo creía (ir al gimnasio Mayweather), pensé que se referían a otra cosa, vieron mi talento y me apoyarán para seguir evolucionando. En mi país tengo un nivel alto, pero para seguir creciendo debo salir donde hay un mejor plan de entrenamiento y otras condiciones”, dijo Mina a EXPRESO.

Siempre con una sonrisa y ‘looks’ atrevidos como -en este caso- trenzas largas, el púgil reveló que el talento en Ecuador es “una mina que no ha sido recabada” y no “solo en el box, también en otros deportes individuales”. Aclara que “apoyo al fútbol, pero no lo es todo” (en alusión al poco respaldo de empresas privadas en otras disciplinas).

Entre risas y algo de timidez, Mina reveló que otro desafío es el idioma, ya que “estoy fuera del inglés, solo puedo decir ‘hi’ (hola), ‘bye’ (chao) y ‘brother’ (hermano)”.

Pero esto no será un impedimento para dialogar con uno de sus ídolos. “Cuando lo vea de frente (a Floyd Mayweather Jr.) le diré ‘brother soy tu fan number one’ y que seré mejor que él. Me treparía a hacer sparring con él y no, no le tengo miedo. Ya tengo la experiencia de subirme al ring y el miedo se queda en la casa. Me subo a enfrentar lo que se viene”, añadió con firmeza a este Diario.

Sin temor, con preparación internacional y el norte diáfano, Mina busca honrar a su madre y sus ocho hermanos con “la medalla que brilla, la de oro, la que está en las minas”. Y eso lo logrará llegando a Tokio, donde planea “pegar con el corazón”. En Las Vegas anhela pulir su técnica y estado físico.

Para Mina, el gimnasio que lo vio crecer, ‘La Tola’ en la capital, dejó enseñanzas importantes, es por esto que entre sus planes está ser entrenador. “Me veo compartiendo lo que he aprendido con las próximas generaciones. Mi mensaje para los jóvenes siempre es: ‘luchar es vida’. Para conseguir objetivos hay que ser perseverante, disciplinado y dedicado. Yo quiero dejar en alto el Ecuador”, cerró el pugilista.

A LA CARTA