domingo, 25 junio 2017
18:37
h. Última Actualización

Las medallas, siempre en la mente de Vargas

La vida de la patinadora, elegida como Deportista de Mayor Proyección, gira en torno a sus objetivos constantes de preseas

27 dic 2016 / 00:00

La pregunta con la que empieza su rutina diaria Gabriela Vargas siempre es la misma: “¿Qué puedo hacer hoy para ganar una medalla?”.

Así es como la patinadora, ganadora del Trofeo Jefferson Pérez que otorga Granasa, casa editora de EXPRESO y Extra, al Deportista de Mayor Proyección al fin de cada año, se traza objetivos dentro de la disciplina que practica.

La ‘Chula’, como se la conoce desde pequeña en el mundo del patinaje, quiere superar en el 2017 lo hecho en el presente año, ciclo en el que ganó el título mundial juvenil en los 10 kilómetros por puntos y el bronce en los 20 kilómetros eliminación, esto dentro de la gesta ecuménica que se desarrolló en el pasado mes de septiembre en Nanjing, China.

Vargas, quien nació en Colombia, pero a los cinco meses llegó a Ecuador y adoptó la nacionalidad, recuerda con emoción sus sensaciones luego de alcanzar el primer lugar ante las mejores del mundo.

“Me sentía superfuerte, pese a que todas las competidoras eran excelentes, por eso se me salían las lágrimas de felicidad tras 10 años de entrenamientos por alcanzar esa meta”, comentó la deportista, quien además tuvo una exitosa participación en los Juegos Nacionales al cosechar múltiples medallas de oro.

Pero para lograr este notable rendimiento, Gabriela dedica cerca de ocho horas diarias a su preparación, en la que la “concentración” es clave para no descuidar ningún detalle con la finalidad que durante la competencia todo salga acorde a lo planificado.

“El esfuerzo es la base para conseguir lo que uno se propone”, cuenta Vargas, quien reside en Quito y mantiene una vida dedicada al deporte, pues no le gusta trasnochar, al contrario, disfruta de leer y también aprovecha sus ratos libres para ver películas o series. No duda en decir que tiene enamorado, con el que comparte el gusto por el patinaje.

La deportista tiene como objetivo claro seguir obteniendo éxitos y sueña con representar a Ecuador en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, su fe se fortalece, pues el patinaje está preseleccionado para ser considerado en la cita, por eso su esfuerzo es constante.

A LA CARTA