miércoles, 20 septiembre 2017
08:48
h. Última Actualización

La purga en el Capwell provoca incidentes

La dirigencia hace controles para evitar actos delictivos en el estadio. La Policía admite que el tema se escapa de sus manos

18 jul 2017 / 00:00

Los primeros incidentes se dieron a inicios de año. Muchos los atribuyeron a una pugna de poderes surgida a raíz de la muerte de Giuseppe Cavanna, líder fundador de la barra Boca del Pozo. Fuentes consultadas por EXPRESO afirman que las supuestas peleas entre hinchas emelecistas dentro del estadio George Capwell tienen otro motivo.

Si bien es cierto hay fricciones dentro de la agrupación, hay una especie de pacto no firmado entre los bandos del norte y sur del Guayaquil para no trasladar esas confrontaciones en el interior del escenario.

“En una ocasión esos panas (los líderes de los dos bandos) se encontraron en la general y comenzó una pelea, pero eso es muy aparte de los pitos (rencillas) que se han visto en las últimas semanas”, dijo un integrante de la Boca del Pozo, quien prefirió mantener su identidad en reserva.

Las palabras del hincha tienen un sustento sólido. El general Euclides Mantilla, jefe de seguridad de Emelec, le reveló a EXPRESO que las supuestas peleas no son más que estrategias que se utilizan para “camuflar actos ilícitos”.

“Más que incidentes, son acciones policiales apoyadas en el sistema de seguridad que tenemos instalado en el estadio. Se trata de un sistema de videovigilancia, cámaras de circuito cerrado para la seguridad interna y externa, que son monitoreadas desde el puesto de mando integrado. Desde allí se detecta que en este sector (la bandeja alta de la avenida Quito) hay consumo de droga y licor, venta de droga. Se identifica a los infractores y por radio se ordena su captura. Cuando sus compañeros se dan cuenta de la presencia policial arman problemas, tratando de darle tiempo al delincuente para que se cambie de ropa, esconda las sustancias o se dé a la fuga aprovechando la confusión. Ya los tenemos detectados y en poco tiempo esto quedará saneado”, sentenció.

Los incidentes también se trasladan al exterior del estadio Capwell, poniendo en peligro la integridad de los aficionados y de las personas que, no teniendo nada que ver con el tema, están en el lugar y en el momento equivocado.

La versión dirigencial

“Todo está siendo grabado”

El presidente de Emelec, Nassib Neme, le dio a EXPRESO mayores detalles del sistema de vigilancia instalado en el estadio Capwell.

“Por su seguridad, en cualquier lugar del escenario donde usted se encuentre está siendo grabado, solo los baños están fuera del registro de las cámaras, por obvias razones. En consecuencia, la policía se moviliza algunas veces para retirar espectadores potencialmente peligrosos o que están cometiendo algún acto prohibido, tales como consumir o vender drogas, lanzar objetos contundentes, provocar incidentes, etc.”.

Según el dirigente, las 40.000 personas que el estadio puede acoger son monitoreadas por el sistema de circuito cerrado que es manejado por el personal de seguridad de Emelec, en permanente contacto con los policías desplegados en cada jornada.

A LA CARTA