viernes, 24 noviembre 2017
01:06
h. Última Actualización

La fiesta del Astillero seguirá incompleta

Los presidentes de Barcelona y Emelec se reservarán el derecho de admisión en sus estadios, para evitar choques de barras bravas

17 feb 2017 / 00:02

La idea la planteó Nassib Neme, presidente de Emelec. Los Clásicos del Astillero de los próximos dos años se disputarán sin las hinchadas visitantes, tal como sucedió en la segunda etapa de la temporada anterior.

“Llegamos a un acuerdo con la dirigencia de Barcelona para jugar los Clásicos solo con afición local”, afirmó el principal del Bombillo.

José Francisco Cevallos, presidente de Barcelona, quien en octubre del 2016 protagonizó un intenso duelo legal con Neme en la Federación Ecuatoriana de Fútbol para tratar de que la barra amarilla pueda ingresar al Capwell, aceptó que bajo las actuales circunstancias “no es conveniente programar estos cotejos con hinchada visitante”.

El titular de Ídolo ecuatoriano hizo referencia a los recientes incidentes protagonizados entre integrantes de la Sur Oscura, que dejaron un saldo de siete heridos graves.

“La idea no ha cambiado, aunque uno que otro delincuente nos haya hecho quedar mal. Esperamos que la fiesta del Clásico siga con las dos hinchadas. Emelec se va a seguir acogiendo al reglamento que lo faculta, de que por haber tenido antecedentes de incidentes, no permitirá el ingreso de la barra visitante al Capwell. Lastimosamente hoy no queda más que aceptarlo a regañadientes y más con lo que sucedió con la Sur Oscura. Si no nos dejan entrar allá, tampoco es lo ideal dejarlos ingresar al Monumental; no por división, porque yo respeto mucho a la hinchada emelecista, pero este no es el momento”, le dijo Cevallos a Diario EXPRESO.

El dirigente aseguró que no se habló del tiempo que durará la medida, pero está dispuesto a dialogar las veces que sean necesarias con sus pares azules para buscar una vía de solución.

La última vez que el Ídolo y el Bombillo jugaron con barra visitante fue el 15 de mayo del 2016 en el Monumental.

“Acá no entran los amarillos. El reglamento nos ampara”, sentenció Neme.

De forma paralela, se trabaja en la aprobación de una ordenanza para controlar la violencia en los estadios. Para el miércoles estaba programada una reunión con el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, pero la intensa agenda del primer personero municipal obligó a postergar la cita.

A LA CARTA