sábado, 23 septiembre 2017
01:06
h. Última Actualización

“Los vamos a hacer sufrir”

Barcelona y Santos chocan por los cuartos de final de Copa Libertadores. El local tiene estadísticas positivas en esta fase; la visita marcha invicta.

13 sep 2017 / 00:01

Los primeros 90 minutos y una ilusión monumental. Barcelona vuelve a ser protagonista de una Copa Libertadores tras 19 años de su última final. Hoy, en cuartos, los dirigidos por Guillermo Almada enfrentan a Santos, un club que no sabe qué es perder hace tres meses y en lo que va del certamen internacional no le han podido ganar.

El emblema del club canario, Damián Díaz, fue claro en su mensaje: “sabemos que es de los mejores de Sudamérica y hay que tener el cuidado necesario, pero ellos deben saber que tenemos un buen equipo, un gran grupo y que los haremos sufrir bastante”.

La historia dicta que en estas instancias, Barcelona tiene antecedentes gratos. Cinco veces los amarillos han llegado a cuartos de final en Copa Libertadores (desde el nuevo sistema que data desde 1990): en tres ocasiones superó la fase, en dos se quedó.

La primera vez fue en el inicio de la década, el Ídolo llegó a la final contra Olimpia, pero antes tuvo que medir en cuartos a Emelec, al que derrotó por 1-0 en el global. En 1992 eliminó a Cerro Porteño paraguayo por la vía de los penales.

Después, en 1993 y 1996, la Universidad Católica y la Universidad de Chile, respectivamente, acabaron con el sueño torero. Pero la balanza perdió su equilibrio en 1998, cuando Bolívar no pudo contra Barcelona, que lo liquidó con un 5-1 global. Aquel año fue la última vez que Barcelona llegó a cuartos y, más adelante, a la final, donde cayó ante Vasco Da Gama.

Los toreros han estudiado al rival y los brasileños no se quedan atrás. El club que engendró a Pelé y Neymar, llegó a Guayaquil con seis bajas considerables, pero trajo un libreto con 50 páginas del equipo amarillo. Precavidos, no quieren ser otra víctima del campeón del fútbol ecuatoriano.

Barcelona rompió esa barrera de que los nombres y el dinero pueden llegar a pesar más en el fútbol. Hoy, en el Monumental, saltan 11 hombres de amarillo y otros 11 de blanco, cualquiera puede reír o llorar. Se presagia un duelo intenso, de mucho fútbol, goles y con mucho espacio. ¿Golpeará primero el dueño de casa o el visitante invicto?

A LA CARTA