viernes, 17 noviembre 2017
01:03
h. Última Actualización

El físico salta al primer plano

En la recta final de la etapa, Emelec y Barcelona jugarán cada tres días. Mientras, Independiente y Delfín lo harán una vez por semana

Quito /
20 jun 2017 / 00:00

La factura por diferir partidos llegó. Barcelona y Emelec encararán la parte final, de la primera etapa, apurados por el calendario. En 18 días jugarán seis partidos: cinco por el campeonato nacional y uno por los octavos de final de la Copa Libertadores.

En el mismo lapso, Delfín e Independiente del Valle jugarán una vez cada siete días. El club manabita es líder y principal opcionado a ganar la fase.

El expreparador físico de la selección nacional, Duffer Alman; el exseleccionado, José Villafuerte; y el director técnico, Luis Soler, coinciden en que esa es una ventaja para Delfín desde el aspecto físico.

Sin embargo, los tres coinciden en que existen las fórmulas adecuadas para disminuir esa diferencia. La plantilla, el trabajo de la pretemporada y el aspecto psicológico serán fundamentales, según ellos.

En lo futbolístico también puede existir una ventaja: Delfín e Independiente tendrán siete días para preparar sus partidos, mientras que los del Astillero apenas contarán con un par de entrenamientos.

En lo psicológico existe una distracción mayor: justo antes de la última fecha, amarillos y azules jugarán el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Estos problemas de calendario ya los había anticipado el técnico de Emelec, Alfredo Arias. Él dijo que no quería diferir los encuentros, pero que se vio forzado por la Copa Libertadores. El técnico Guillermo Almada los postergó para no dar ventaja. En ese entonces les funcionó porque ambos pasaron la fase de grupos, pero ahora lo están pagando.

De acuerdo al reglamento, deben pagar sus diferidos antes de la última fecha de la etapa.

A LA CARTA