domingo, 22 julio 2018
19:22
h. Última Actualización

El laboratorio se adueña de la cancha

Las jugadas de pelota quieta han generado más goles en Rusia que en otros mundiales. Inglaterra marcó así 8 veces.

Rusia /
10 jul 2018 / 00:01

Protagonismo puro ha sido el de la pelota parada hasta ahora en el Mundial, y después de que en la fase de grupos se convirtieran más goles que en cualquier otra Copa en la historia con este tipo de jugadas, la tendencia se mantuvo en cuartos de final, con cinco de los 11 goles de esa fase marcados por esta vía.

Raphael Varane abrió el marcador con un cabezazo a la salida de un tiro libre en la victoria 2-0 de Francia sobre Uruguay, mientras que Fernandinho desvió un centro desde una esquina para marcar contra su propia valla en la caída de Brasil 2-1 ante Bélgica.

Inglaterra, por su parte, continuó su prolífico uso de la pelota parada para abrir el marcador en el 2-0 sobre Suecia con un cabezazo de Harry Maguire tras un tiro de esquina.

Los ingleses llegaron a las semifinales por primera vez en 28 años con la ayuda de ocho goles nacidos en jugadas de pelota quieta, más que cualquier otro equipo en el torneo, incluyendo tres penales. Este mismo elenco también ganó su primera definición por penales después de tres derrotas en octavos ante Colombia.

Inglaterra ha dependido mucho más de las pelotas quietas que Bélgica y Francia, que han marcado tres goles cada una de esta forma. Croacia, en tanto, solo anotó una vez por esa vía y en otra oportunidad de penal.

La fortaleza del equipo del DT Gareth Southgate en estas jugadas es algo que los croatas tendrán en cuenta de cara al partido por las semifinales.

“Observamos el juego hoy y vimos lo buenos que son en situaciones de pelota parada”, dijo el capitán Luka Modric. “Tendremos que mejorar en ese aspecto de aquí al miércoles”.

El aprovechamiento de Inglaterra de las jugadas preparadas es consecuencia del detallado estudio de Allan Russell, quien viajó con Southgate a Estados Unidos para estudiar estrategias de la NBA y la NFL.

“Estuvimos mucho tiempo preparando estas jugadas, sus detalles, todas las formas de anotar y de bloquear un ataque”, dijo el centrocampista Ruben Loftus-Cheek.

El capitán inglés Harry Kane, el máximo artillero en lo que va del Mundial, agregó: “Allan practica la definición con nosotros, nos habla de los defensores contrarios, de los arqueros, y nos dice dónde podemos explotar alguna debilidad. Son pequeñas cosas que nos dan una ventaja”.

Es que el 42 % de los goles en suelo ruso llegaron de pelota parada o penal, superando así a otras gestas ecuménicas.

El gol de Denis Cheryshev, que abrió el marcador en el empate a 2 de Rusia contra Croacia, fue el único gol inicial de cuartos que no nació de una jugada preparada, aunque en ese mismo partido los tantos del croata Domagoj Vida y el ruso Mario Fernandes llegaron en acciones de pelota quieta. Esta tendencia ha impulsado el desempeño de equipos que tradicionalmente no tienen éxito en las Copas del Mundo.

Rusia, el equipo con el ranking más bajo de la FIFA entre los 32 participantes, marcó cinco de sus 11 goles en jugadas preparadas en la campaña que lo llevó a los cuartos de final, la mejor actuación desde 1970. En octavos, avanzó tras superar a España en la definición por penales.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA