lunes, 20 noviembre 2017
01:05
h. Última Actualización

El próximo partido apunta a los tribunales

Aunque la Ecuafútbol confía que el asunto no pasará a mayores, Quinteros exigirá indemnización.

14 sep 2017 / 00:01

El próximo ‘partido’ de la selección ecuatoriana en la eliminatoria del Mundial Rusia 2018 se jugaría fuera de la cancha y no ante rivales externos, sino entre los abogados de los dirigentes y de los miembros del cuerpo técnico de la tricolor, luego de que la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) comunicara que encarga la dirección del combinado nacional al argentino Jorge Célico, director de las divisiones formativas, sin especificar qué cargo ocupará su compatriota Gustavo Quinteros.

Carlos Villacís, presidente de la FEF, dejó en manos de los abogados de esa entidad una “posible acción legal, si la otra parte la motiva”, pero aseguró que está “tranquilo” por la medida adoptada.

“No habrá ningún tipo de sanción. Nadie está despidiendo ni terminando el contrato del profesor Quinteros, simplemente se ha procedido a un encargo y la Federación no está expuesta a ninguna sanción”, le dijo a diario EXPRESO Mario Tamayo, presidente de la Comisión Jurídica de la FEF.

“Quiero aclarar algo. Se especula mucho en cuanto a la famosa cláusula penal. Yo puedo decir, y sin poner mis cartas sobre la mesa, que jamás será lo que se está estableciendo como monto de la cláusula penal. Nosotros nos regimos a nuestra legislación y ella establece que no es factible que se pague la totalidad de la cláusula, ¿cuánto será?, no lo sabemos, ¿cuáles serán sus pretensiones?, no lo sabemos; pero como abogado puede afirmar que el directorio ha tomado una decisión sin poner en riesgo la economía de la Federación”, acotó Guillermo Saltos, asesor legal de la FEF.

La medida no incluye a Luis Suárez, Rodrigo Figueroa, Marcelo Álvarez y Germán Corengia, miembros del cuerpo técnico de Quinteros, quienes seguirían trabajando junto a Célico, según lo dictaminó la resolución del directorio.

EXPRESO pudo conocer que Quinteros decidió poner el asunto en manos de sus abogados e iniciar un proceso legal si no se le indemniza (sin especificar el monto del posible resarcimiento), porque su contrato indicaría que su “función específica es la de convocar, entrenar y dirigir a la selección absoluta de Ecuador en los partidos amistosos y de la eliminatoria de Rusia 2018”.

La noticia se difundió rápidamente en Chile -próximo rival de la Tricolor-, donde se considera una ventaja la pugna interna que provocó la casi segura eliminación del Mundial.

“Todos debemos apoyar”

Jorge Célico se reunió ayer con los miembros de la comisión de selección de Ecuafútbol, quienes le oficializaron el encargo de la dirección del equipo tricolor para los dos últimos partidos de la eliminatoria del Mundial 2018.

El también director de las divisiones formativas de la selección comenzó a delinear lo que será su trabajo al frente del combinado absoluto, adelantando algo de lo que será su plan de trabajo para los juegos ante Chile y Argentina, el 5 y 10 de octubre, en Santiago y Quito, respectivamente.

“El asunto (la clasificación) está difícil, pero todavía hay opciones. Este es un momento en el que todos debemos apoyar”, dijo el estratega argentino.

Evitó adelantar nombres de los jugadores que llamará para los partidos de la eliminatoria y solo dijo que pondrá a quienes “lo dejen absolutamente todo dentro de la cancha”. MGD

El próximo partido apunta a los tribunales
Guillermo Saltos, asesor jurídico de la FEF.

“El profesor Quinteros sigue siendo empleado de la Federación. El contrato de él tiene una finalización, que es en

el momento en que la selección deje de participar en el campeonato mundial. Las funciones serán en una especie de ‘stand-by’, que es obvio, pues si ya las funciones las va a realizar en estos dos

últimos partidos el profesor Célico, él pasa a segundo plano”.

El próximo partido apunta a los tribunales
Ecuador Santacruz, jurista deportivo.

“La Federación puede tomar la decisión de desplazar al técnico, pero eso significa un despido legalmente. Definitivamente, el despido es tácito aunque no lo digan expresamente. Me da la impresión de que la Federación no tuvo un buen asesoramiento. Debió haber pedido que este señor cumpla con su contrato. Están actuando indebidamente y se someten a tener que pagar una indemnización”.

A LA CARTA