domingo, 19 noviembre 2017
14:23
h. Última Actualización

Granja: “Cuando gané me quedé en shock”

El campeón mundial juvenil de escalada apunta ahora a torneos séniors. Ayer recibió a EXPRESO en su casa, en Ibarra.

Ibarra /
14 sep 2017 / 00:01

La sala de su casa tiene una esquina llena de placas, trofeos y al menos 100 medallas que ha cosechado durante toda su carrera deportiva. En ese lugar, donde también están los reconocimientos que le ha entregado EXPRESO, reposará desde hoy el oro que certifica al ecuatoriano Carlos Granja como el campeón mundial juvenil de escalada.

Aunque el sitio ya estaba reservado desde el fin de semana, recién ayer iba a recuperar la presea. Estaba en una maleta que se quedó en Holanda y que debía llegar al país en la tarde.

Entre las idas y vueltas a Quito por las maletas perdidas y los reconocimientos que ha tenido desde el lunes en la tarde, cuando llegó a su ciudad natal, el ibarreño Granja no ha podido descansar, ni comer toda la pizza que desea.

Sin embargo, nada le borra la alegría por el título alcanzado. Sobre todo, por las circunstancias. Ganó por centésimas de segundo. Sacó la mano antes y esa fue la diferencia con el norcoreano Seungbeom Lee.

“Fue increíble. Me quedé en shock por un momento, al ver la poca diferencia que hubo. La meta siempre fue el título mundial, pero en este tipo de competencias (velocidad) es muy difícil que todo salga perfecto siempre. Por ello me siento tan feliz”, recordó.

Lejos de lo imaginado. Granja no festejó en Austria por la corona. Él lo resume en: un mensaje por celular y a dormir. Confiesa que esa noche no podía más. La alegría era inmensa, pero el cansancio terrible.

La adrenalina por haber conseguido el título se había ido y el desgaste le pasó factura. Por ello, a pesar de que quería conversar con los suyos sobre su nuevo éxito, solo envió un mensaje a sus padres y apagó todo. Eran las 23:00.

Al día siguiente fue distinto. Decenas de mensajes con felicitaciones y llamadas de sus familiares coparon su jornada. Promesas de más apoyo y ofrecimientos de homenajes también llegaron. Uno de ellos ya se cumplió la tarde del lunes, cuando recorrió por toda la ciudad en una caravana.

Granja comentaba ayer sobre la dificultad de cada una de las pruebas en el Mundial, mientras a un costado de la sala de su casa estaba su entrenador y tío, Paúl López. Él es el principal causante de su afición por la escalada.

Cuando Granja era pequeño, su padre le inculcó la natación. Es entrenador de esa disciplina y le enseñó las técnicas para mejorar sus tiempos. Inclusive, compitió en algunas pruebas oficiales.

Pero el campeón era muy apegado a su tío. Lo seguía a todo lado y casi siempre al muro de escalada de la ciudad. Poco a poco se metió en los entrenamientos hasta que demostró sus cualidades. Y todo resultó bien. Incluso, la natación le ayudó para mejorar en el muro gracias a que sus brazos ya estaban fortalecidos.

El resto fueron jornadas enteras de sacrificio y cosecha de medallas. Siempre, empujado por sus padres. “Espero contar con el apoyo público y privado para el cambio a la categoría mayor (absoluta). Aún me queda un año de juvenil, pero también espero participar en las Copas Mundo. Quiero enfrentar a los mejores”, puntualizó.

Galardonado por EXPRESO en 2015

El título mundial de Carlos Granja en Austria fue el tercero. Antes ganó dos citas ecuménicas Prejuveniles: 2014 y 2015, el último con reconocimiento de Diario EXPRESO al Mejor deportista juvenil de ese año. Hoy el escalador es juvenil y en un año será sénior.

A LA CARTA