jueves, 23 noviembre 2017
18:38
h. Última Actualización

Colombia ofrece pago por los autores del atentado

Tres fallecidas en un mall bogotano. Santos llama a no permitir que los extremistas frenen los esfuerzos de paz. Tres hipótesis sobre el bombazo

19 jun 2017 / 00:01

El presidente Juan Manuel Santos defendió ayer la paz en Colombia, al día siguiente del atentado con explosivos en Bogotá que dejó tres muertos, incluida una francesa, y ofreció una recompensa por los responsables.

“Con la paz, con la reconciliación, hemos avanzado mucho para consolidar la tranquilidad de los colombianos”, indicó a la prensa Santos al término de una reunión con los altos mandos de la fuerza pública en la presidencial Casa Nariño.

El premio nobel de la Paz de 2016, galardón que recibió por sus esfuerzos por acabar con más de medio siglo de conflicto armado, aseguró: “No vamos a permitir que lo logrado hasta ahora sea frenado por unos extremistas, cobardes o de quienes no quieren la reconciliación del pueblo colombiano”.

El sábado a las 17:00 un explosivo estalló en el baño de mujeres de la segunda planta del exclusivo centro comercial Andino, matando a la francesa Julie Huynh, de 23 años, y a dos colombianas de (31 y 41).

La joven francesa era voluntaria en la ONG Proyectar Sin Fronteras, que trabaja con jóvenes desplazados en una zona popular del sur de Bogotá.

“El equipo investigador tiene tres hipótesis concretas y no las voy a mencionar para no dañar la investigación”, añadió.

La mayoría de los nueve heridos que dejó la explosión, entre ellos la madre de Huynh, ya fueron dados de alta del hospital, salvo una mujer que sigue en cuidados intensivos.

Santos ofreció una recompensa por 100 millones de pesos (unos 33.000 dólares) “para cualquier persona que nos dé información que pueda ayudar a capturar a los responsables”.

El atentado ocurrió antes de que la guerrilla FARC inicie mañana la tercera y última fase de la dejación de armas prevista en el acuerdo de paz firmado en noviembre con el Gobierno.

El analista Víctor De Currea-Lugo consideró poco probable que el ataque proviniera de las guerrillas de las FARC o del ELN, único grupo rebelde activo del país y apuntó a “grupos armados de extrema derecha de corte paramilitar”.

Tanto el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño (Timochenko), como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) condenaron el atentado y advirtieron sobre aquellos que quieren “cerrar los caminos de la paz” o “hacer trizas los procesos” de negociación.

El Gobierno y el ELN instalaron los diálogos de paz en febrero, en Ecuador, sin que se acordara un cese al fuego.

La Zona Rosa donde está el centro comercial, rodeado de restaurantes, bares y discotecas muy frecuentados por turistas, volvía a la normalidad ayer en el Día del Padre y varios compradores se acercaron al lugar para hacer un tributo.

Llevando un ramo de flores para ofrendarlo, María Isabel Cerón (40) lamentó que vuelvan los episodios violentos en el país. “Duele mucho saber que están muriendo personas a causa del terrorismo a la vuelta de la esquina”, dijo.

El atentado del sábado fue el segundo de gravedad este año en Bogotá. El 19 de febrero, una explosión cerca de la Plaza de Toros dejó un policía muerto y 23 uniformados y dos civiles heridos, en un hecho que se atribuyó al ELN.

Ecuador

“Rechazo total a la violencia. Nos solidarizamos con el dolor de la hermana Colombia”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, quien además ofreció su apoyo a Santos. En el resto de la región, diplomáticos y gobiernos rechazaron al unísono el ataque y resaltaron la importancia de los procesos de paz. Quito acoge los diálogos entre el Gobierno de Santos y la guerrilla ELN.

Naciones Unidas

El Sistema de las Naciones Unidas en Colombia lamentó y condenó ayer “en los términos más enérgicos” el atentado en Bogotá y reiteró que “el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye una amenaza para la paz y la seguridad”. En el comunicado, la ONU agregó que continuará apoyando al Gobierno colombiano “en sus esfuerzos por construir una paz sostenible y duradera en el país”.

A LA CARTA