viernes, 24 noviembre 2017
14:48
h. Última Actualización

Barcelona, rey en la venta de monigotes

Como en la cancha, en el comercio; el campeón del fútbol ecuatoriano es el ‘año viejo’ más solicitado entre los clientes.

30 dic 2016 / 00:00

Escoger qué monigote quemar para este 31 de diciembre, no es una tarea tan sencilla como parece. Y no por las preferencias del cliente, sino por la variedad de opciones que tiene en cada rincón que recorre.

Están los pequeños, los medianos, grandes y los gigantes. Unos que pueden costar $ 5 hasta aquellos que superan los $ 500 que son los más imponentes por su tamaño.

La mayoría de amantes del fútbol se inclinan por los que llevan el escudo de Barcelona campeón y sus demás símbolos: el toro, Damián Díaz, Jonatán Álvez, Ronaldinho y hasta el mismo alcalde de la ciudad, Jaime Nebot, torero declarado.

La conocida 6 de Marzo -al centro sur de la ciudad- se ha convertido en el bulevar de los barcelonistas. En cada esquina hay ‘años viejos’ representativos del club guayaquileño. El toro con la cabeza del Bombillo (figura simbólica de Emelec) sobre su mano, Díaz tatuado, Díaz haciendo la chilena, Álvez y ‘Dinho’ emulando la famosa ‘manito’. Todo.

Y es que el negocio está con el campeón. Del 100 % de monigotes deportivos en aquella avenida, el 93 % pertenece a Barcelona. Ni qué hablar en Portete y en los exteriores del Albán Borja, el mismo cantar.

“En sí se vende todo Barcelona: Álvez, Díaz y el toro. Desde el 15 hemos vendido ya el 80 % de la mercadería Barcelona ya se fue”, explicó Xavier Pincay, quien reveló ser hincha azul y al mismo tiempo reconoció que “este año les tocó a ellos, el año anterior era puro Emelec la 6 de Marzo”.

Las grandes estrellas del balompié también asoman en las calles de la urbe porteña: Messi, Ronaldo, Neymar, Suárez. Una tremenda variedad.

“De todos los futbolistas, el que más he vendido es a (Lionel) Messi. Se han llevado Neymar, a Cristiano Ronaldo y el otro que también les ha gustado es el ‘Toño’ Valencia, que ya se me acabaron”, comentó Vicente Marino.

A LA CARTA