sábado, 17 febrero 2018
21:38
h. Última Actualización

La evolución tecnológica del amor

Se acerca San Valentín y EXPRESO ha recopilado esa tecnología que nos ayuda en el amor desde 1700 hasta hoy.

08 feb 2018 / 00:00

Encontrar el amor no es tarea fácil para nadie. Y el que diga lo contrario, miente. Es así que, desde siempre, los humanos usamos todas las herramientas a nuestra disposición para facilitar la tarea o simplemente para conocer amigos.

Antes de Internet, los clasificados en la prensa funcionaban como la principal plataforma —alternativa— para conocer pareja, luego llegaron los sitios web (salas de chat como mIRC) y más tarde las apps móviles como Tinder. Hoy, los servicios siguen evolucionando y no solo nos ofrecen miles de candidatos, sino también algoritmos que prometen elegir a las mejores opciones para hacer de esa búsqueda constante algo más sencillo.

Por ejemplo, existen aplicaciones que nos emparejan según nuestros gustos musicales, disgustos, geolocalización, intereses, deportes y más. La manera de conocer gente cambió y en el camino nos libramos de muchos límites, incluidos los físicos y sociales, que condicionaban a qué personas conocíamos y a cuáles no; porque simplemente nunca nos cruzaríamos por su mano.

Las opciones aumentaron, pero el juego de fondo es el mismo, al menos hasta que alguien entrene a una inteligencia artificial para que lo haga por nosotros. Esperen, ya existe... Se llama Bernie AI y es capaz de administrar nuestros perfiles de Tinder y Happn sin ayuda humana para conocer un amor a su gusto. Es aquí donde la tecnología en lugar de ser aliada podría convertirse en nuestro enemiga. Así llegamos a la conclusión de David Spiegelhalter de que en el 2030 las parejas no tendrán más sexo debido a su apego obsesivo con la tecnología.

Según las estadísticas de Spiegelhalter, un experto de los números en Cambridge, el promedio de encuentros sexuales en 1990 eran cinco al mes, en el 2000 el número bajó a 4 y a tres en 2010, lo que le permite afirmar que en 20 años la cifra bajará a cero. También está la idea de David Levy de que en el 2050 se permitirán las bodas con robots. Idea que no parece descabellada, si el día de hoy se pueden conseguir parejas mecánicas desde $ 10 mil.

Entonces, si queremos remediarlo, más vale regresar a los clasificados... Este San Valentín y los que vienen, dejemos que la tecnología ayude, no que nos gane la batalla.

A LA CARTA