miércoles, 17 enero 2018
20:59
h. Última Actualización

Los 10 hallazgos del año

Science divulgó su lista de los 10 grandes descubrimientos científicos del año que acaba.

31 dic 2017 / 00:00

Así como la industria del cine tiene sus premios Óscar, la revista Science elabora a finales de diciembre su tradicional lista en la que elige los descubrimientos más destacados del año.

Y el Óscar científico de 2017... vuelve a ser para las ondas gravitacionales.

Este avistamiento, que abrió una nueva era en la astrofísica, tuvo lugar el pasado 17 de agosto, cuando diversos telescopios, ubicados en varios puntos de la Tierra, tomaron imágenes de la fusión de dos estrellas de neutrones, fenómeno llamado kilonovas. Las estrellas que implosionaron giraban una alrededor de la otra en la constelación Hidra, a 130 millones de años luz de la Tierra.

La existencia de las ondas gravitacionales la predijo en el siglo pasado Albert Einstein, pero su detección no se produjo hasta 2015, un hecho que fue distinguido este año con el Premio Nobel de Física.

En el top 10 también aparece el descubrimiento de un nuevo orangután. El pasado noviembre la ciencia celebró la presentación del último miembro de la familia a la que también pertenece el ser humano.

Se trata del orangután de Tapanuli (Pongo tapanuliensis), el tercero de los suyos junto a los de Sumatra y Borneo.

Su aspecto exterior no difiere demasiado del de otros orangutanes, pero el estudio genético (de su ADN) no deja lugar a dudas de que es una especie única. Quedan 800 ejemplares, severamente amenazados.

También ha recibido su Óscar una nueva inmunoterapia contra el cáncer. Se trata de un medicamento que mata la enfermedad basándose en su ADN. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) dio luz verde en 2017 al uso del fármaco pembrolizumab en el tratamiento de tumores sólidos.

Otro triunfo se lo llevó el avance de la terapia genética. Y es que este año se informó que se logró salvar la vida de bebés con una enfermedad neuromuscular hereditaria mortal, gracias al suministro de un gen que les faltaba en sus neuronas espinales.

Investigadores del Children’s Hospital (EE. UU.) aplicaron la terapia genética vía intravenosa, para detener la atrofia muscular espinal tipo 1 (SMA1). Todos menos uno de los 12 bebés que recibieron la dosis de AAV9 (que lleva el gen de la proteína ausente) pudieron hablar, comer, sentarse y algunos incluso correr.

Como estos, son 10 hechos que para Science han destacado en el mundo de la ciencia.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA