domingo, 18 febrero 2018
19:39
h. Última Actualización

Guía tecnológica para sobrevivir al invierno

Lo básico: revisar las instalaciones eléctricas, externas e internas, para evitar un posible cortocircuito

15 feb 2018 / 00:00

La lluvia, imparable en invierno, no solo nos complica la vida: el tráfico, los planes con los amigos, la hora de llegada o salida del trabajo, el lavado y secado de la ropa, la limpieza de la casa, la asistencia a la escuela... y más.

Basta un simple descuido para que el invierno también arruine nuestros aparatos electrónicos. Por ejemplo, las instalaciones eléctricas en mal estado podrían causar un cortocircuito. O una repentina subida de tensión causada por una tormenta eléctrica es capaz de arruinar la mayor parte de aparatos conectados al suministro de energía del hogar. Por ese motivo es recomendable contar con un regulador de voltaje o desconectarlos.

El teléfono también sufre consecuencias, más aún si no cuenta con un certificado de resistencia al agua. Asimismo los audífonos y las cámaras. EXPRESO ha elaborado una guía básica que lo ayudará a prevenir antes de que sea demasiado tarde.

Desconecte

La lluvia suele traer consigo tormentas eléctricas y los posibles afectados podrían ser los electrodomésticos. Una repentina subida de tensión podría arruinar la mayor parte de aparatos conectados a la red eléctrica del hogar. Por ese motivo, es recomendable desconectarlos con el fin de evitar que un pico de voltaje termine por quemar sus circuitos.

Aunque los equipos eléctricos no tienen por qué dejar de funcionar como consecuencia de un pico de tensión, es probable que su vida útil se haya visto drásticamente reducida sin que ni siquiera nos demos cuenta.

Use un regulador

Es posible que nadie se encuentre en casa durante la lluvia o tormenta. La mejor medida preventiva es contar con un regulador de voltaje, conocido como un dispositivo de protección contra sobrecargas.

Revise las instalaciones

Durante la temporada de lluvias es necesario que en los hogares se tomen precauciones para evitar el daño a las personas por conexiones deficientes en instalaciones de luz y posibles cortocircuitos, y así evitar los riesgos a la seguridad de las familias.

Los expertos recomiendan que las viviendas cuenten con un sistema de protección en las instalaciones eléctricas internas. Para ello, el tablero general de electricidad debe contar con un interruptor termomagnético, dispositivo que protege la sobrecarga en los conductores (cableado) de la residencia.

El congelador como secador

Solo tiene que guardar la prenda húmeda en una bolsa y meterla en el congelador. El agua se congela a cero grados, esto hace que en un par de horas pase de una prenda mojada a una congelada. Entonces entra en juego la sublimación: las moléculas de agua se moverán tan deprisa que escapan de la prenda dejándola seca. Lo siguiente es pasarle la plancha y listo.

Reporte los riesgos

Si observa ramas de árboles cerca de las redes eléctricas, inmediatamente comuníquese con la empresa de electricidad, porque con el viento estas pueden tocar las líneas eléctricas y causar una descarga a través de los árboles que puede afectar la seguridad de las personas.

Apague el aire

El aire acondicionado utiliza una cantidad significativa de energía en el hogar y puede desencadenar una interrupción del suministro eléctrico durante una tormenta. Además, muchas unidades sobresalen de la casa hacia el exterior o están colocadas afuera, de manera que los componentes eléctricos podrían sufrir un cortocircuito debido a la lluvia y los relámpagos.

Cuide su cámara

El blog ‘The global photographer’ propone como solución utilizar un gorro de ducha para protegerla, en el caso de no tener un protector oficial o un paraguas cerca. Pero sepa que hay dos consecuencias: tendrá dificultades para mirar por el visor y el objetivo no quedará tan bien protegido.

Apueste por un UPS

Ahora puede comprar los Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés), que en caso de un apagón o corte inesperado de energía mantendrá su equipo suficientemente alimentado por un tiempo adicional, para un cierre seguro de las aplicaciones que esté usando, de tal modo que usted pueda verificar que se guarden todos los archivos y no se pierdan datos. Además, apagar correctamente el equipo aumenta la vida útil del mismo.

Corte la energía

En caso de que el agua entre a la casa, lo mejor es cortar la energía eléctrica, bajando los breques (o interruptores) del tablero eléctrico. La reconexión quedará sujeta a la revisión de las instalaciones internas, a cargo de un técnico calificado.

Seque los audífonos

La humedad suele ser perjudicial para los componentes electrónicos y es una de las causas de muchas de las averías que se reportan en los audífonos. Mientras se llevan puestos, quedan expuestos al sudor y la humedad, sobre todo si se trata de un día lluvioso. Hay que intentar eliminar esta humedad para mejorar y prolongar la vida de los audífonos. Es recomendable que al llegar a casa los coloque en un sistema de secado.

Utilice impermeable

Conserve todos los aparatos electrónicos portátiles y pequeños dispositivos en un lugar impermeable, como por ejemplo en una bolsa de plástico con cierre (si habitualmente los lleva consigo).

Aguarde en su carro

El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es un vehículo cerrado. Apague el motor, baje la antena de la radio y desconéctela, cierre las ventanillas y las entradas de aire. En caso de la caída de un rayo, el vehículo se cargará solamente por el exterior, mientras que el interior quedará intacto, fenómeno conocido como ‘Jaula de Faraday’.

Utilice luces diurnas

La iluminación diurna permite contar con las luces de cruce encendidas de forma automática durante todo el día. Aumentan la visibilidad del vehículo para otros usuarios de las vías. Un sistema muy útil durante el invierno, estación en la que los días se caracterizan por su mayor oscuridad.

Evite las manos mojadas

Tome el teléfono con las manos mojadas solo si este es resistente al agua. Es común descolgar una llamada recién salidos de darnos un baño, con las manos y los brazos empapados. Este simple hecho puede hacer que se cuele algo de líquido en el interior del móvil, lo que provoca fallos en su funcionamiento.

Proteja su teléfono

Aunque parezca muy evidente, los descuidos son el tercer gran enemigo de los dispositivos electrónicos. Caminar bajo la lluvia con el smartphone en el bolsillo sin darse cuenta es más común de lo que puede parecer. Alrededor de un tercio de las reparaciones que se producen es por humedad.

A LA CARTA