sábado, 19 agosto 2017
01:02
h. Última Actualización

Un nuevo deslave sepulta a 5 personas

Un hombre de 50 años logró ser rescatado con vida, pero no sus 4 hijos.

21 abr 2017 / 00:00

Tres jóvenes y un menor de cinco años son las nuevas víctimas mortales de las fuertes lluvias en el país. Con ellos, son 32 los fallecidos en esta temporada invernal, que también ha dejado 38 heridos, miles de albergados y millonarias pérdidas económicas.

El fallecimiento de Nancy, Wilmer, Angélica y el niño ocurrió en la noche del miércoles en el recinto Guantumpamba, de la parroquia San Pablo de Atenas (San Miguel de Bolívar) cuando un deslizamiento de piedras y lodo arrastró y sepultó la vivienda en la que vivían con su padre Hugo Carrasco.

El hombre de 50 años, jefe del hogar, logró ser rescatado con vida de entre los escombros por los vecinos y lo primero que hizo, tras recobrar sus fuerzas, fue intentar encontrar a sus parientes, que quedaron bajo una montaña de escombros que, por la pertinaz y fuerte lluvia, se tornó impenetrable.

La búsqueda de los sepultados que Carrasco y sus vecinos ejecutaban fue reforzada por miembros de la Policía y del Cuerpo de Bomberos de San Miguel, que contaron con maquinaria del Municipio local.

El trabajo de rescate de los cuerpos se complicó debido a que el aguacero no cesaba y continuaba rodando material desde el cerro.

Después de varias horas, los socorristas lograron dar con los cuerpos de Nancy (16 años), Wilmer (18) y Angélica (20), pero no así con el del niño de cinco años, cuya búsqueda, hasta el cierre de esta edición, continuó sin éxito.

Facundo Baños, habitante del sector, dijo a este Diario que existe preocupación en la población por el riesgo de que ocurran nuevos deslizamientos.

El alcalde de San Miguel, Simón Yánez, dijo que toda la maquinaria está destinada a atender las emergencias por el invierno que, en el caso de San Miguel, han sido muchas.

Pero el de San Miguel no fue el único deslave registrado el miércoles. Otros ocurrieron en al menos cinco provincias del país. En el barrio Vencedores de Pichincha, en el sur de Quito, un deslizamiento de tierra sepultó una bodega de enseres, en los que también había jaulas con gallinas.

Las lluvias seguirán fuertes

El pronóstico no es alentador. Las precipitaciones continuarán, con intensidad moderada y fuerte, durante lo que resta de abril y parte de mayo.

Según las previsiones climáticas, las lluvias estarán acompañadas, en el caso del Litoral, de tormentas eléctricas aisladas y ráfagas de viento.

En la Sierra, los mayores aguaceros, por encima de lo normal, se esperan en Santo Domingo, Imbabura, Pichincha, Tungurahua y Azuay.

A LA CARTA