lunes, 18 junio 2018
13:04
h. Última Actualización

Un abrupto fin al sueño bilingüe

El Estado notificó a 312 docentes extranjeros del cierre del programa de enseñanza en inglés. Se registraron irregularidades en el manejo de fondos

15 ene 2018 / 00:00

Era la propuesta ideal. Vivir en Ecuador durante un año, ganar un sueldo y enseñar inglés a niños y adolescentes. El programa se llamaba ‘It’s time to teach’ (es tiempo de enseñar) y en él se apuntaron jóvenes de más de una veintena de países: Venezuela, China, Tailandia, Nigeria, Canadá, entre otros.

Para el Ministerio de Educación también era la propuesta ideal, sobre todo desde que en 2014 se estableciera la obligatoriedad de la enseñanza de este idioma en todas las instituciones públicas del país y, generado el decreto, la entidad notara que les faltaban 3.000 docentes para llenar las vacantes.

Pero durante los primeros tres días de 2018, los 300 maestros, que habían llegado al país un año antes, recibieron un apresurado comunicado de fundación Edificar, la institución que dirigía el proyecto para el ministerio: iban a cerrar sus puertas. Nadie iba a recibir su sueldo y los pasajes de retorno a sus países de origen se emitirían hasta finales de mes.

Nadie les ofrecía respuestas claras, pero no todos los jóvenes terminaban por asombrarse. Esto porque, desde que empezó, la iniciativa estuvo plagada de problemas.

“El ministerio nunca le informó a la escuela a la que fui destinada sobre mi llegada, así que debí esperar en la terminal por horas. Nunca hubo contacto entre la institución y el ministerio o Edificar sobre cuánto tiempo me quedaría, cómo se desarrollarían las clases, etc.”, afirmó a EXPRESO Thuy Le Phong, docente vietnamita estacionada en La Libertad.

Pero un problema más complejo se registró en cuanto a la emisión de visas de trabajo. Tanto la maestra como un alto porcentaje de voluntarios nunca recibieron los documentos, por lo que han laborado con visas de turista.

Esto también lo afirma Ebenezer Kolawole, maestro enviado a Sucumbíos. “Insistí constantemente para resolver el tema de la visa y no recibí respuestas. Se trata de un problema que debió considerarse cuando los docentes llegaron. A lo largo de mi estadía en la Amazonía recibí una sola visita oficial del ministerio y una de la fundación”, señaló.

Sin guías sobre qué hacer, los docentes se dirigieron a las redes sociales, hasta que la cartera de Educación les envió un comunicado aseverando lo que ya sabían; el programa había llegado a un abrupto cierre por irregularidades con Edificar, la que, según datos publicados por el ministerio, recibió 6 millones de dólares por la ejecución de ‘It’s time to teach’.

“Con el fin de precautelar el uso de los fondos públicos, el Ministerio de Educación se encuentra realizando una auditoría integral de los gastos realizados por la fundación, para lo cual se ha solicitado información financiera y estados de gastos que aún no han sido justificados... lo que impide que se puedan realizar otros desembolsos”, dice el comunicado.

Los docentes que cuentan con sus papeles en regla podrán quedarse si lo desean, los demás, añadió la institución, deberán solucionar su retorno y papeleo con la fundación, cuyo estatus es incierto. Este Diario solicitó a Edificar una respuesta sobre lo reportado y cuántos de los 300 docentes que forman parte del proyecto se encuentran en el limbo legal, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

El ministerio, consultado por EXPRESO, confirmó que aceptó la terminación del convenio de mutuo acuerdo con Edificar, “manejando un proceso de cierre de manera ordenada”. Seguirá gestionando programas para la vinculación docente en la asignatura de inglés.

Pese a las dificultades presentadas, los maestros internacionales aún dicen creer en el programa. Daniel C., quien prefirió la reserva de su nombre, señaló que “para mí, lo más gratificante de este año ha sido ver los avances de mis alumnos. Este es un programa que, bien manejado, sería vital para el Ecuador”.

El proyecto se quedó sin rastro digital

‘Ha ocurrido un error’. Ese es el mensaje que actualmente recibe el visitante en la página web del Ministerio de Educación cuando busca información sobre ‘It’s time to teach’. Todos los datos y noticias relacionados al programa fueron eliminados. Sin embargo, el historial del buscador digital Google deja ver que existía una sección en este sitio dedicado a la iniciativa. Más aún, también queda rastros de la noticia que, publicada a mediados de noviembre, señalaba que el proyecto, en 2018, contaría con el arribo adicional de otros 900 docentes.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA