lunes, 23 octubre 2017
01:06
h. Última Actualización

Samir y Andrea, dos porteños de viaje por la vida

Una parte de esta aventura los llevó a recorrer todo el país - La segunda fase es por Sudamérica - Esta se iniciará en tres semanas

17 jun 2015 / 23:24

Hasta hace poco eran dos jóvenes que caminaban por esta ciudad en líneas paralelas. Aunque los mejores amigos de ella se conocían con los mejores amigos de él, el uno no sabía de la existencia del otro. Eso hasta que la casualidad los colocó de frente. Desde entonces, se hicieron buenos amigos, se enamoraron, se juraron amor y terminaron casados. Ahora han decidido, juntos, viajar sus vidas y captar imágenes fotográficas y crónicas de viaje que cuelgan en sitios específicos de la web. Se llaman Samir Issa Montero y Andrea Gavilanes Aguilera. Andan por los 26 años y desde enero pasado iniciaron un recorrido por el mundo en un itinerario de varias etapas. La primera, de enero a junio, los llevó a recorrer la mayor parte del país. Desde los claros amazónicos a los valles andinos, pasando por las playas de la Ruta del Spondylus y los atractivos rincones de las Galápagos. “Hemos conocido todos esos sitios y hemos quedado maravillados. Nos parecen increíbles”, dice ella, quien es la encargada de tomar las fotografías sobre fantásticas puestas de Sol en Canoa (Manabí), La Entrada (Guayas), Zapotillo (Loja). Mientras que él escribe los textos. Esto de viajar fue una idea que nació por separado. Él se lo contó a ella y ella dijo que podrían intentarlo al finalizar los estudios, que después de casarse. Es por eso que, tres meses después de haber salido de la iglesia, él dejó su trabajo como publicista, para finalmente realizar el largo viaje. “No sabíamos cuándo íbamos a volver. Preparamos la mochila, una cámara, la laptop y unas cuantas mudas de ropa”, dice él. ¿El presupuesto? Una parte, lo que han reunido, la otra, la que van haciendo en el camino. Él, como publicista; ella, diseñadora gráfica, tiene clientes que atienden virtualmente. “Nos encargan trabajos y nosotros nos sentarnos en una cafetería, un parque o un dormitorio, para cumplir. Así nos financiamos parte de los gastos”, dice ella. En estos días preparan su próxima salida para recorrer Sudamérica. Lo harán como viajeros de verdad, de esos de mochila y sin billete de vuelta.

A LA CARTA