sábado, 16 diciembre 2017
01:03
h. Última Actualización

China dio al tío de Glas un trato de ministro

Genesis Systems recibió a Ricardo Rivera para intermediar con el país en 2010. Los detalles del viaje están en el expediente fiscal.

12 sep 2017 / 00:01

Hotel cinco estrellas, almuerzo en el New Poly Plaza de Beijing, un recorrido por la Academia China de Tecnología Especial, cena y “entretenimiento” de $ 4.500. La empresa Genesis Systems International no se ahorró detalles para recibir con categoría de alto funcionario al “enviado especial” de Ecuador.

Pero no se trataba del presidente, ni del vicepresidente, ni siquiera del entonces ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, Jorge Glas, con quien la transnacional china conversaba desde mayo de 2010 para discutir la posible compra de un satélite, sino el tío de este, Ricardo Rivera, a quien el funcionario ha reiterado que veía solo “el 1 o 2 de enero para una reunión familiar”.

Los datos los recoge una serie de correos electrónicos incluidos en el cuerpo 114 del expediente por asociación ilícita dentro de la trama de corrupción de Odebrecht en el que están vinculados tanto el vicepresidente como su familiar.

El primer documento está fechado el 24 de junio de 2010. La misiva, firmada con el puño y letra del entonces ministro Glas, está dirigida a Gyver Lo Y. Ken, presidente de la compañía. “Fue un placer conocerlo en China”, afirma. “Sería interesante organizar una reunión en Ecuador, durante la última semana de julio, para explorar las posibilidades de avanzar en estos temas”.

Y reunión hubo, solo que en China. Los documentos dan cuenta del itinerario de viaje de Rivera, la reserva de su habitación, y la expectante espera de los empresarios asiáticos, quienes en los correos se refieren a este como ‘el enviado del ministro ecuatoriano’.

Las fechas a las que se hace referencia son respaldadas por el reporte migratorio del Ministerio del Interior, que registra la salida de Rivera el 2 de julio de 2010 desde el Puerto Principal hacia Miami. De ahí, este tomó un vuelo a San Francisco y otro a Beijing, donde arribó el 8 de julio. Ahí, redacta Genesis, la compañía lo recogió en el aeropuerto.

La reunión fue catastrófica, Lo dice en una misiva George Goldsmith, vicepresidente de la empresa.

“El ‘hombre especial’ insistió en ser tratado como un alto funcionario de Gobierno, pero se rehusó a dar pruebas de ello...no permitió que le tomaran fotos ni entregó tarjetas de presentación. La mitad de los funcionarios no creen que Ricardo es un representante del Gobierno o del señor Glas, la otra mitad sí”, señaló.

El perjuicio principal, añadió el empresario, fue que Rivera, durante la discusión de la adquisición del satélite, indicó que Ecuador no necesitaba el equipo y no tenía ni el dinero o el petróleo para pagar por él.

Goldsmith le explica la situación a ‘Gio Lázaro’, el misterioso remitente de los emails y le solicita que sus “contactos con Glas deben intervenir” para que el ‘daño’ con los asiáticos pueda ser reparado.

La correspondencia continúa el 17 de agosto de 2010. Goldsmith le informa a Lázaro que sabe que Glas estará en China del 23 al 25 de agosto y se reunirá con las petroleras Sinopec y Petrochina. “Viene a pedir un préstamo para construir una refinería, pero se lo van a negar”.

Y aunque no hay datos sobre si la reunión se dio o no, el Registro Oficial 251 del 5 de agosto de ese año recoge un pedido del funcionario para que su despacho quede a cargo del Dr. Sergio Ruiz mientras viaja a Beijing a “formalizar el contrato para el proyecto Coca Codo Sinclair” y reunirse con empresas “interesadas en coadyuvar con el desarrollo de proyectos de los sectores estratégicos”.

Previo a ser adjuntados a la instrucción fiscal, los mails habían circulado la web desde enero de 2015, fecha en que el exasambleísta Andrés Páez los presentó junto a una denuncia contra Rivera por transferencias millonarias a paraísos fiscales.

En su momento, Glas rechazó las acusaciones, aseverando que se trataba de “declaraciones tendenciosas e infundadas”.

Al ser consultado sobre la veracidad de los correos, Rivera dijo a EXPRESO que efectivamente viajó a China, pero que lo hizo dentro del ámbito privado y empresarial, atendiendo una invitación de la empresa asiática.

Asegura que no viajó por delegación ni del vicepresidente, peor del Ecuador. ¿Por qué fue invitado? Por sus conocimientos en tecnología satelital en el ámbito privado, rama en la que se especializó en Estados Unidos.

¿Y las referencias que se hacen en los correos al entonces ministro? “Son dichos de esta gente”, asegura Rivera. “Yo di mi opinión y me regresé, eso fue todo.”

China dio al tío de Glas un trato de ministro

De la compra de un satélite a la Refinería del Pacífico

De coles a nabos. O no. Lo que empezó como una conversación relacionada a la posible compra de un satélite dio paso a otra, esta vez sobre el proceso de construcción de la Refinería del Pacífico.

Genesis Systems International, pese a los visibles intentos de sus funcionarios, no construyó un satélite para Ecuador. Y sin embargo, la empresa china no desapareció del mapa.

Dos meses después de la fallida visita de Rivera, la compañía dirigió un correo electrónico al entonces expresidente Rafael Correa. El mail, enviado por Goldsmith establece que la empresa, en compañía de OilChina Business Council disponían de disponer de “seis billones de dólares para este proyecto”.

“Le aseguro respetuosamente que Mr. Liu (presidente de la empresa) y Genesis Systems pueden ayudar a convertir la Refinería del Pacífico en una realidad”.

En 2012 se adjudicó la preparación del terreno a la brasileña Odebrecht. En ese proceso se invirtieron $ 1.200 millones, un monto polémico muy superior a los anticipados $ 500 millones que debía costar. Al momento se siguen buscando inversionistas para construirla.

A LA CARTA