lunes, 18 diciembre 2017
12:42
h. Última Actualización

‘Limpia’ a fondo en la Policía de Ventanas

El capitán Carlos H., uno de los detenidos, pedía a la fiscal que individualice el caso para que no lo impliquen en algo que repetía ‘no estaba involucrado’.

07 dic 2017 / 00:00

Se formaron como de costumbre, a la espera de directrices para un supuesto operativo que iban a realizar. Aunque no salieron del reparto, la operación se cumplió, pero los detenidos fueron ellos.

Diez policías, un funcionario y dos civiles fueron apresados la mañana de ayer, como parte de una presunta red delictiva dedicada a la extorsión, integrada por personas con antecedentes delictivos. Nueve de los uniformados fueron detenidos en el patio del Distrito de Policía del cantón Ventanas, en la provincia de Los Ríos. Entre ellos figura el jefe de la Policía Judicial, además del comisario de la localidad.

Simultáneamente, en Quito fue detenido otro gendarme en el grado de sargento segundo, además de otro ciudadano en el cantón Quevedo (Los Ríos).

Tras las aprehensiones, los policías provistos de chalecos reflectivos, fueron esposados y llevados por compañeros a la Fiscalía. En ese momento todo era hermetismo. Ninguno de los implicados sabía con exactitud lo que ocurría y menos querían hablar de lo sucedido.

Enseguida la disposición de la Comandancia General fue que el personal de la Brigada Anticriminal (BAC), acantonada en Quevedo, se traslade a Ventanas con todos los elementos necesarios para hacerse cargo temporalmente del servicio de la PJ.

Con el pasar de las horas la intriga fue evidente en los habitantes de la capital maicera, debido a que los aprehendidos fueron llevados a la Fiscalía, donde uniformados acordonaron el área.

Al mismo tiempo, la fiscal Dina Murillo, de la unidad de Delincuencia organizada, transnacional e internacional (Fedoti), lideraba allanamientos en varios puntos de la ciudad.

El primero se ejecutó en las instalaciones de la PJ, en los dormitorios de la Unidad de Vigilancia Comunitaria (UVC) y finalmente en los domicilios de los detenidos.

La investigación, a cargo de la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase), detalla que los policías presuntamente se dedicaban a ofertar supuestos préstamos de dinero a bajo interés.

Una vez que localizaban a interesados, estos eran citados para entregarles el dinero. No obstante, en el camino se encontraban con aparentes operativos antidelincuenciales que eran ejecutados efectivamente por agentes vestidos de civil. Una vez que la víctima era abordada, los gendarmes aducían encontrar dinero y sustancias sujetas a fiscalización en poder de ellas, por lo que eran llevadas hasta el destacamento.

En el lugar, los incautos eran extorsionados y obligados a pagar montos de dinero que fluctuaban entre los 15.000 y 30.000 dólares a cambio de no ser detenidos.

Una vez que llegaban a un arreglo y al pago de los valores, los agraviados recibían supuestas amenazas extorsivas, con el propósito de pactar nuevas entregas de dinero. Se los intimidaba para que no presenten alguna denuncia.

Pasadas las 10:00, la general Tannya Varela llegó a Ventanas para liderar las intervenciones que se ejecutaron en torno al caso.

El fiscal provincial de Los Ríos, Jaime Guerrón, manifestó que la detención se ejecutó luego de dos meses de investigación por parte de agentes especiales.

Explicó que cada uno de los implicados tenía acceso a llamar a sus familiares y contar con el respaldo de un abogado.

Mientras los policías esperaban la audiencia de formulación de cargos, en otro departamento de la Fiscalía se cuantificaba el dinero incautado y que los implicaría en el presunto delito denunciado.

Para saber

Investigación

Las investigaciones iniciaron hace dos meses por el delito de delincuencia organizada.

Incautación

Durante el operativo se decomisaron armas de fuego de propiedad del Estado y una cartuchera, municiones y equipo aparentemente de otros policías.

Droga

El personal antinarcóticos encontró 28,6 gramos de marihuana; 2,7 gramos de base de cocaína y 10 cigarrillos contaminados presumiblemente con marihuana.

A LA CARTA