miércoles, 22 noviembre 2017
23:33
h. Última Actualización

La pactocracia, el nuevo sistema solar electoral

Las encuestas dibujan la necesidad de compañía en los partidos políticos. El colectivo La Unidad es el de más aceptación de entre el grupo de frentes

12 sep 2016 / 00:00

Un Ecuador a porciones. Después de la partidocracia y la década solitaria, el país se aboca hacia la pactocracia.

Hace meses que la composición política, de partidos suficientemente débiles como para saberse fuera de las posibilidades si corrían en solitario, convocó a sus líderes en mesas. De pares, de tríos, de centenares.

Ecuador llegará a febrero de 2017 con la incertidumbre sobre el resultado, pero no sobre el proceso. A estas alturas, este es un país de coaliciones.

La más reciente encuesta sobre el tema, levantada a nivel nacional por la española Dialoga Demoscopia, aunque encargada por políticos locales, deja en claro que la mayoría de los ecuatorianos ve positivo “un acuerdo entre las fuerzas opositoras” para enfrentarse a PAIS. Son siete de cada diez los que se muestran a favor.

La oposición gubernamental no es, sin embargo, la única motivación para la coalición de fuerzas. El propio PAIS mantiene abierta la puerta a negociar un bloque con los socialistas y Centro Democrático; los dos partidos nacionales que lo acompañan en el frente Unidos y que, en momentos de votos fragmentados, podrían resultarle un apoyo. Su coalición, en la medición, se lleva la aprobación del 22 %.

La Unidad, conformada por el socialcristianismo, Avanza, Concertación y movimientos menores, es una de las representaciones más sólidas en su imagen como bloque. La encuesta le concede 24 puntos sobre 100 posibles. Con su empeño a la Asamblea Nacional y finalmente a la presidencia de la República, La Unidad se ha hecho un espacio a base de martillazos políticos entre rostros aparentemente divergentes.

Más a la derecha, Compromiso Ecuador, la coalición que acompaña a CREO en la discusión resuelta de impulsar a Guillermo Lasso a la presidencia, se queda con 19 % de aceptación. El bloque que acompaña a Lasso, construido en un inicio sobre personalismos, luego sobre organizaciones civiles y sociales y, recientemente, sobre una veintena de agrupaciones políticas provinciales apunta a mantener su frenético ritmo de crecimiento este mes, con una última reunión antes de la presentación de la candidatura.

El estudio en cuestión deja un 28 % a libre disposición de otras coaliciones. Y aunque no se especifican nombres, es fácil deducirlos: el Acuerdo Nacional por el cambio que agrupa a la centroizquierda y la posible coalición de centro que ahora intenta resolver los actores políticos más novatos.

La lectura de estos números no adelanta los resultados, pero explica la tendencia política de un país que ha visto morir y resucitar sin fuerza a los partidos, ha visto desfallecer al partido único y ahora debe prepararse para un poder dividido entre bloques, casi equiparables en preferencia ciudadana.

Ecuador, después de 10 años de andar en solitario, se inclina por el pacto.

A LA CARTA