lunes, 24 abril 2017
15:26
h. Última Actualización

Niños aprenden prácticas agrícolas de sus ancestros

Se busca el rescate de los huertos frutales en los hogares cuencanos

Cuenca /
14 mar 2017 / 00:02

Trescientas plantas de hortalizas como brócoli, col, zuquini, acelga, lechuga y cebollín sembraron los niños de séptimo a décimo año de la Unidad de Educación Básica Fiscomisional Sagrado Corazón, del cantón Cuenca.

Es parte de un proyecto que busca retomar las prácticas ancestrales de mantener huertos frutales y alimenticios en los interiores de las viviendas, algo que ha ido desapareciendo con el avance urbanístico de las ciudades. Se trata del establecimiento de parcelas demostrativas de manejo orgánico, sin químicos.

Son 16 los establecimientos educativos que, de la mano del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), aprenden a establecer huertos en busca de replicar en sus viviendas y junto a sus familias, tal como lo hacían sus ancestros.

Mediante charlas y talleres realizados por los técnicos del Magap, los niños participantes aprenden el manejo adecuado de cultivos, de manera orgánica, para la producción sana y limpia de alimentos.

Belén Lucero, estudiante del décimo año de educación básica, aprendió a realizar abonos orgánicos para los cultivos que se establecen en la Unidad Educativa.

Los estudiantes preparan una muestra y feria de productores para el primer viernes de mayo, en la que exhibirán sus parcelas demostrativas a productores de las parroquias Sinincay, Sidcay y Baños, quienes a su vez intercambiarán experiencias con estudiantes y padres de familia sobre los cultivos orgánicos que ellos obtienen en sus fincas. (F) JMJ

A LA CARTA