martes, 25 abril 2017
01:27
h. Última Actualización

Los Vanegas, la familia del folclor en la sangre

Con la danza popular promueven las tradiciones ancestrales. Han llevado su arte hasta los populares desfiles en Nueva York

Cuenca /
09 mar 2017 / 00:01

Los bailes y danzas ancestrales andinos toman vida con Los Vanegas, grupo de danza cuencano conformado por 40 miembros de la familia. Son cuatro generaciones fundidas que llevan en la sangre el oficio de la danza, teatro, folclore y baile típico, convertido en el único grupo de Cuenca que pretende mantener y fortalecer la tradición autóctona de la danza.

Son abuelos, padres, hermanos, hijos, nietos, bisnietos, nueras, yernos y algunos sobrinos, los integrantes del grupo que, influenciados por la música indígena andina, destacan en cada evento popular de la ciudad y las parroquias azuayas. El mayor del grupo, Cornelio, tiene 75 años; y, el menor, Patricio, 5 y es el bisnieto de Cornelio.

“El baile es la expresión de la espiritualidad en comunión con el cosmos; no es el simple movimiento del cuerpo, es la identificación de lo que somos”, expresó Cornelio Vanegas, quien hace las veces de director del grupo.

“Nuestro baile no es académico, es una danza que se basa en los pasos básicos y la creatividad e iniciativa propia, fundamentada en investigaciones sobre los personajes míticos e íconos de nuestros antepasados, como la chola cuencana, mama negra, huacas, carishinas, taita carnaval, diablos huma, cholos, que son a quienes representamos en cada danza y baile”, recalcó José Luis, otro de los miembros del grupo. Los dos, Cornelio y José Luis, remarcaron que los movimientos que el grupo replica están íntimamente ligados a las formas y ritos de los indígenas de la región andina. Los ensayos son una o dos veces antes de una presentación.

Fueron Cornelio, José Luis, Gil Oswaldo, Monserrat y Carmen Vanegas, quienes hace unos 40 años, cuando eran jóvenes y niños, danzaron por primera vez en el parque Calderón de Cuenca, y nació ahí la iniciativa de formar un grupo familiar, al que se han sumado con el paso del tiempo sus descendientes, y hoy son 40 los integrantes de la agrupación.

Ellos le dan vida al caphisca, danzante, yumbo, fox andino, yaraví o aire típico y otros sones ancestrales, en el Pase del Niño Viajero, fiestas patronales, de Año Nuevo y carnavales de Cuenca.

“La vestimenta que usamos no es problema, soy diseñador y tengo un local de alquiler de trajes típicos”, afirmó José Luis al destacar que la intención de la familia es fortalecer y mantener las tradiciones andinas para mostrar al país y exterior, la riqueza ancestral de esta parte del continente. Por dos años consecutivos, fuimos invitados a desfile de la ecuatorianidad en Nueva York.

“Todo en la vida es una danza, desde el mismo universo que sigue un ritmo, un giro, una atracción y reacción mutua, hasta nuestras manifestaciones personales unidas a nuestro planeta, la Madre Tierra”, destacó Cornelio Vanegas.

Con las danzas reafirmamos nuestro amor a la Tierra y nuestro apego a ella, y ahora como expresión artística, afirman José Luis y Cornelio. En cada presentación, interviene una parte del grupo, de acuerdo con sus tiempos libres, puesto que todos los mayores tienen una profesión universitaria como arquitectos, médicos, ingenieros, diseñadores, fisioterapeutas, psicólogos y músicos, y la danza. (F)

Los Vanegas, la familia del folclor en la sangre

Los fundadores de una dinastía

José y Cornelio Vanegas, con más de 4 décadas dedicadas al folclore, han granjeado gran cantidad de fotografías e innumerables recuerdos. Ellos dieron inicio a la costumbre familiar que ahora integra a decenas de sus parientes.

A LA CARTA