miércoles, 29 marzo 2017
18:31
h. Última Actualización

Las lluvias seguirán tan intensas como ahora

El pronóstico local es que el calentamiento del océano continuará hasta abril

20 mar 2017 / 00:02

Lo que resta de marzo y abril será de aguas mil. Al menos, ese es el pronóstico meteorológico para el próximo mes y medio en el territorio ecuatoriano.

El exceso de lluvias, provocado por un sobrecalentamiento oceánico en las costas del sur de Ecuador y el norte de Perú, que en el vecino país han calificado de “El Niño Costero”, continuará en las próximas seis semanas, por lo que se llama a la población a tomar precauciones ante el alto riesgo de inundaciones, deslaves y desbordamientos de ríos y drenajes.

Pero no se trata de un fenómeno El Niño, aclaran los oceanógrafos Franklin Ormaza González y José Luis Santos. El primero, asesor científico de la Cámara Nacional de Pesquería y, el segundo, docente de la Escuela Politécnica del Litoral.

Santos precisa que lo que existe es un calentamiento local del océano Pacífico, pegado a las costas ecuatorianas, que no puede ser considerado un fenómeno El Niño, que tiene otro comportamiento. “En el océano y en la atmósfera pasan muchas cosas y eso no se puede pronosticar”, dice.

Ormaza atribuye las condiciones anómalas a “un importante desequilibrio meteorológico que coincidió con las condiciones propias de la época, lo que ha producido una concentración importante de lluvias en el centro y sur del Ecuador y norte del Perú, provocando con ello desastres de todo tipo, hasta lamentables pérdidas de vidas humanas.

Un total de 15 fallecidos, según el reporte del viernes de la Secretaría de Gestión de Riesgos, que también registra a 6.009 familias afectadas, 644 personas damnificadas y 276 que han sido evacuadas y llevadas a albergues. El fuerte temporal, que ha provocado desbordamientos de ríos y deslaves, también deja, desde el 1 de enero hasta el 17 de marzo, 123 viviendas destruidas y 5.578 casas afectadas.

La intensidad de las lluvias ha sido tal que en casos como el de Guayaquil representa un 432 % más de los milímetros esperados para el mes de marzo. En los primeros 17 días han caído 1.141 litros de agua por metro cuadrado.

Investigación

Los oceanógrafos José Luis Santos y Franklin Ormaza coinciden en que, por ahora, es difícil pronosticar un fenómeno climático El Niño, por cuanto no existen condiciones oceánicas que hagan sospechar su aparición en los próximos meses. Pero las investigaciones a nivel nacional están en marcha. Ormaza duda de su aparición porque los fenómenos se repiten cada cinco o siete años

Seguimiento

Como los comportamientos anómalos de los océanos y de la atmósferas son muy difíciles de pronosticar, los expertos aseguran que lo único que pueden hacer, una vez que aparecen, es monitorearlos para intentar descifrar su comportamiento y su tiempo de permanencia. Es lo que están haciendo con la situación anómala, que es posible que empiece a declinar.

A LA CARTA