domingo, 25 junio 2017
00:07
h. Última Actualización

Las lluvias provocan daños en 72 tramos de carreteras

Los deslaves mantienen a las vías parcialmente cerradas. El fuerte temporal continúa azotando más a las provincias del centro y sur de la Costa y la Sierra.

21 mar 2017 / 00:00

La red vial de primer, segundo y tercer orden, sin incluir los caminos vecinales, exponen sus debilidades en este fuerte invierno, que, en menos de tres meses, ha provocado daños en al menos setenta y dos tramos de carreteras, de las tres regiones del país.

Según el último reporte de la Secretaría de Gestión de Riesgos, han ocurrido deslizamientos, socavamientos, hundimientos y daños estructurales que, hasta ahora, mantienen a 17 tramos viales cerrados y 52, parcialmente cerrados, en trece provincias que han soportado una fuerte caída de lluvias.

La red vial más afectada, hasta ahora, es la de las provincias de Loja y El Oro, en donde las lluvias han arreciado en las últimas semanas y han saturado la tierra de agua.

El aumento del caudal de los ríos y los deslaves, que han cortado las carreteras, llevó ayer a declarar en emergencia al cantón Piñas, de la zona alta de la provincia de El Oro, en donde las zonas más afectadas son San Francisco, Doce de Octubre, 8 de Noviembre, Roldós y El Prado. En este último sector, aún no se logra estabilizar la zona del deslave en donde ya se destruyó una casa de tres plantas y hay otras en riesgos.

El alcalde Jaime Grande dijo que intentará, a través de esta declaratoria, que se destinen recursos para atender las situaciones de emergencia, agravada por los daños registrados en las vías Piñas-Machala y Saracay-Chorro-Viringo-Piñas.

Por el pronóstico de lluvias fuertes en las próximas semanas y el alto caudal de los ríos Zapotal, Payo, Chimbo, Daule, Chone y Esmeraldas, múltiples poblaciones cercanas a sus riberas han sido declaradas en alerta amarilla ante el alto riesgo de desbordamientos e inundaciones. En Guayas, la alerta alcanza a poblaciones ribereñas de los cantones El Triunfo, Bucay, Santa Lucía y Daule.

En Manabí, la alerta es para Chone y San Antonio; en Esmeraldas, la ciudad del mismo nombre, San Mateo y Tachina y; en Los Ríos, para la zona baja de Quevedo y Ventanas. La alarma también está encendida en poblaciones ribereñas del río Morona (Oriente).

Las amenazas

Las crecidas

El río San Pablo, que continúa aumentando su caudal, amenaza con derramar sus aguas en las riberas del cantón Babahoyo, que ha sido declarado en alerta roja por el fuerte temporal. Las zonas de mayor riesgo son Babahoyo, Guayaquil, Durán, Balsapamba, Samborondón y Tarifa.

Las represas

Las nueve represas que tiene el país están a su máximo nivel por las torrenciales lluvias que, según los pronósticos, se mantendrán fuertes en las próximas semanas. En unos casos, han comenzado a descargar aguas a través de los aliviadores, con el fin de evitar complicaciones.

A LA CARTA