lunes, 23 octubre 2017
16:54
h. Última Actualización

Las dos grandes obras que avanzan con inconvenientes

El Metro de Quito y el Tranvía de Cuenca enfrentan problemas tres años después de iniciada su construcción con alcaldes oficialistas. Falta de dinero y retrasos

08 ene 2017 / 21:53

Un año difícil, políticamente hablando, en dos grandes obras proyectadas para solucionar los problemas de movilidad humana de dos ciudades: el Metro de Quito y el Tranvía de los Cuatro Ríos, de Cuenca.

Ambas construcciones iniciadas en 2013 por alcaldes oficialistas, avanzan con tropiezos, en un año de cambio del Gobierno y de la Asamblea Nacional, que depende de la voluntad popular que sea expresada en las urnas el próximo 19 de febrero.

El cambio de la administración municipal en mayo de 2014 conllevó a que los nuevos alcaldes, que no son oficialistas, continuaran obras contratadas, en el caso del Metro, en su primera fase y, en el del Tranvía, en su totalidad.

En el caso del Metro, la sospecha del pago de coimas en la contratación de la segunda fase por parte de la empresa brasileña Odebrecht, durante la administración del alcalde Mauricio Rodas, abre la posibilidad de tener que buscar recursos por sobre los 300 millones de dólares.

En el caso del Tranvía, la paralización de la obra civil ha causado atrasos que podrían llevar a incumplir los plazos de terminación de la obra.

Metro de Quito: La búsqueda de 331 millones de dólares por la salida de Odebrecht

El Municipio de Quito comenzó la búsqueda del financiamiento de 331 millones de dólares para la segunda fase del Metro.

El proceso de reestructuración del consorcio Acciona - Odebrecht, por la decisión de la contratista brasileña de retirarse ante los escándalos de corrupción y pago de sobornos, es la causa del faltante de recursos para terminar la segunda fase del Metro, cuyo proceso de contratación es examinado por la Contraloría General del Estado.

Según el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, hay optimismo en que puedan conseguir pronto esos recursos para una obra que, asegura, tiene un avance normal en 20 diferentes frentes de trabajo en toda la ciudad, con lo que se está cumpliendo con el cronograma establecido.

Los trabajos en la segunda fase comenzaron hace un año (enero del 2016), después de un largo proceso de planificación y contratación que arrancó en la alcaldía del oficialista Augusto Barrera (2013 - PAIS) y que fue continuada y concluida durante la administración de Rodas, quien firmó los contratos. La tardanza, de más de un año, fue por la alegada subvaloración del costo que pasó de 1.000 millones a 1.500 millones de dólares.

Tranvía de cuenca: El conflicto con una contratista que puede terminar en los tribunales

La obra civil para la construcción del Tranvía de los Cuatro Ríos ha enfrentado múltiples retrasos, desde que comenzó en junio de 2013, durante la alcaldía de Paúl Granda (PAIS).

En mayo de 2014, cuando asumió la alcaldía Marcelo Cabrera (movimiento Participa), la obra ya llevaba cinco meses de retraso porque el Municipio incumplió el tiempo de entrega de la plataforma para que el Consorcio español ejecutara la obra del patio taller en el terreno ubicado en la avenida México y Unidad Nacional. Aquel retraso tuvo su efecto dominó en todas las actividades posteriores al alterar los tiempos del Consorcio CITA, que debe colocar rieles y conexiones y posteriormente se autocomplica porque la fase de urbanización debe ejecutarla el consorcio español CCRC. Aquello provocó un conflicto entre el mencionado consorcio que paralizó las obras civiles y el Municipio que hasta hoy se resuelve y que podría llegar, incluso, a los tribunales en Chile.

El Municipio asegura que este año se terminará la obra civil, que tiene un avance del 82 % y que el Metro entrará en funcionamiento en el 2018.

Hasta ahora, asegura, el Gobierno está entregando los recursos que permite cumplir con los pagos.

A LA CARTA