martes, 28 marzo 2017
00:39
h. Última Actualización

Las contradicciones por la seguridad electoral

El CNE conocía las inquietudes militares luego de los comicios. El presidente confió en el organismo electoral y no en un general

Quito /
09 mar 2017 / 00:01

No era novedad ni sorpresa. Horas después de las votaciones del 19 de febrero, el Consejo Nacional Electoral (CNE) estuvo al tanto de las inquietudes del alto mando del Ejército sobre la seguridad del proceso y no recién el lunes cuando el general, Luis Castro, denunció a los medios que los militares perdieron la cadena de custodia.

Hasta la mañana del martes, se intentó restar peso a esta denuncia bajo el argumento de que nació de un oficial que dejaba el comando de la Fuerza Terrestre, molesto por ser cesado, de forma abrupta, por el presidente Rafael Correa.

El titular del CNE, Juan Pablo Pozo, en un encuentro con la prensa, destacó que las declaraciones las hacía alguien que estaba de salida, recién 15 días después de los comicios, con la intención de generar dudas sobre el proceso.

Pero la historia tuvo otro inicio, según Correa. La noche del martes, durante un conversatorio con medios de comunicación en Guayaquil, el mandatario contó las razones “dolorosas” por las que decidió relevar a Castro, que se había convertido en un militar de confianza.

Todo inició el 20 de febrero, dijo, luego de que un Consejo de Generales del Ejército emitió un comunicado en el que dijo que “observará” que se respete la voluntad popular y “exige” un ágil y transparente escrutinio de los votos.

“Llamé al general Castro para conversar después de ese comunicado. Le pregunté ¿qué pasa? Él estaba convencido que la espera del CNE era porque algo raro estaba pasando y me dijo que se había roto la cadena de custodia. En ese momento llamé a Juan Pablo Pozo y él desmintió todas las acusaciones. No son verdad”, dijo Correa.

El mandatario también quitó validez a la reunión de los generales, que presidió al comunicado, y dijo que no se trató de un Consejo porque no se hacen por vía telefónica o Internet. Castro defendió el uso de medios alternativos para tomar resoluciones militares.

Consultados por EXPRESO, el general (sp) Paco Moncayo contó que en su tiempo las reuniones eran presenciales. En tanto que el general (sp) Ernesto González defendió el uso de estas herramientas tecnológicas para mantener reuniones, sin que esto reste peso a las resoluciones.

El CNE defiende la seguridad de la primera vuelta electoral con el convenio que firmó, en diciembre, con el Ministerio de Defensa. El organismo asegura que se cumplieron todos los pasos establecidos y que cada proceso cuenta con actas de entrega-recepción que fueron avaladas por los militares.

“No hay un solo documento, ni siquiera del general que hoy ya no está en funciones, de nadie de FF. AA. que señale alguna alerta con respecto a algún tipo de violación de la cadena de custodia”, manifestó el martes Pozo.

Datos

Reunión fallida

El Consejo Electoral y las Fuerzas Armadas tenían previsto reunirse, la tarde de ayer, para coordinar detalles de la seguridad en segunda vuelta. El encuentro fue suspendido. La cita se concretaría la próxima semana.

Resguardo policial

Con quien sí se pudo reunir el CNE fue con la Policía Nacional, que ratificó su compromiso de brindar resguardo en el desarrollo de los comicios del 2 de abril.

Organizaciones políticas

El organismo electoral también mantendrá acercamientos con los dos movimientos políticos que disputarán la segunda vuelta. El objetivo es que tengan, al menos, dos delegados en mesa para vigilancia.

Otros sectores

Otros sectores, como la Iglesia, también serán visitados por los miembros del CNE para explicar el desarrollo de las elecciones de binomio presidencial.

A LA CARTA