viernes, 20 octubre 2017
18:03
h. Última Actualización

Las bandas de pueblo todavía hacen bailar

Amenizan por igual fiestas populares, serenatas o sepelios. En su mayoría son conformadas por grupos familiares o amigos

Azuay /
20 mar 2017 / 00:02

La música popular tradicional entonada con instrumentos de viento y percusión se mantiene viva en Azuay con la Centenaria de Girón. Esta es una de las bandas de pueblo más antiguas de la provincia: tiene 112 años de ser parte de las fiestas, haciendo bailar y matizando el ambiente festivo de los rincones azuayos y del resto del país.

Con las trompetas, los trombones, los saxofones, el güiro, los platillos y el bombo, sus 21 integrantes, nativos del cantón Girón, arrancan alegría de los adultos mayores rememorando los inicios del siglo XVIII, en que habrían nacido las bandas de pueblo ante la desaparición lenta de los instrumentos ancestrales.

“Soy la cuarta generación haciendo música; aprendí de mi padre Nicanor Pauta, que le dejó como legado mi abuelo. Mi bisabuelo ha sido quien conformó por primera vez la banda”, explica José Joaquín Pauta, actual director de la Centenaria de Girón.

De los 21 integrantes de la Banda Centenaria de Girón, seis son menores de edad; el menor tiene 5 años y el más adulto, 85. “Todos somos familia, hermanos, primos, sobrinos y un par de amigos”, aduce José Joaquín, al revelar que hacen música “al oído”, pues ninguno estudió para ello. El arte lo comparten con sus trabajos y empleos. “De la música no se vive”, precisa el músico.

Cuenta que hasta el 2005 los conocían solo como la Banda de Girón, pero desde esa fecha la bautizaron con el nombre de Centenaria de Girón. Intentan abrirse nuevos espacios para hacer música y están en la capacidad -aseguran- de entonar desde danzantes, chapiscas, hasta un pasillo, salsa o balada. Para mantener viva la tradicional banda de pueblo, cuenta Joaquín al indicar que han tenido algunas presentaciones en Quito y Guayaquil.

Otra de las bandas de pueblo más antiguas del Azuay es la de Baños, parroquia rural de Cuenca. “Son 80 años de vida; lo heredé de mi padre, somos 15 los integrantes, entre ellos tres mujeres”, reseña su director Ramón Pesántez, exmilitar de 69 años de edad.

Las bandas de pueblo son grupos de músicos que amenizan las festividades con ritmos alegres como sanjuanitos, saltashpas y hasta marchas fúnebres y serenatas a los santos. En la década del 60’ del siglo pasado, los espacios para esta música fueron relegándose a las zonas rurales, al aparecer las orquestas que, con instrumentos modernos y cantantes, fueron desterrando a las bandas, opina Pesántez.

En Azuay quedarían tan solo 7 bandas de pueblo activas, según un concurso de bandas convocado el año pasado por el club Amistad Club y la Unión de Periodistas del Azuay (UPA), con el único objetivo de rescatar y mantener la tradición cuencana.

Entre otras bandas musicales, a más de la Centenaria de Girón, se cuenta a la San Francisco, de Cuenca; la Banda de Baños; Gigand Band, de Paute; Sensación, de Gualaceo; San Pedro, de Miraflores; San Pedro de Sayausí y Latín Band, de Azogues. (F)

A LA CARTA