lunes, 22 mayo 2017
23:13
h. Última Actualización

La primera dama trabaja para revertir 10 años de ausencia

El cargo fue ‘eliminado’ por el actual presidente a inicios de 2007.

21 abr 2017 / 00:00

Una figura que quiere abandonar el segundo plano al que fue relegada en la última década. Rocío González, esposa del electo presidente Lenín Moreno, ya trabaja para recuperar el protagonismo de “primera dama”.

Aunque la denominación no es muy de su agrado -porque “no hay damas de primera o de segunda en Ecuador”, dijo- ayer explicó que su labor estará encaminada a lo que fue tradición entre quienes ostentaron este título no oficial: atender el área social.

El cargo fue eliminado en 2007 por el presidente saliente, Rafael Correa, por considerarlo “sexista, antidemocrático e ineficiente”. Eso implicó la disolución del Instituto Nacional de la Niñez y la Familia (Innfa). Sus funciones fueron asumidas por el Ministerio de Inclusión Económica y Social.

El jueves, González fue nombrada “voluntaria” de la Fundación Operación Sonrisa que da tratamiento integral, especialmente a niños con labio leporino y paladar hendido.

Ahí comentó que busca ser un enlace y dar acompañamiento a todo el programa social que fue propuesto por Moreno en el transcurso de la campaña electoral, en la que ella fue muy activa.

“Estamos trabajando en un plan. Ahora mismo (ayer jueves) me están esperando porque todas estas semanas hemos estado elaborando proyectos con diferentes sectores”, dijo en el Hospital de la Policía de Quito, en donde se oficializó su voluntariado.

¿Tendrá oficina propia? ¿Contará con un equipo de trabajo? Esa y otras inquietudes no pudieron ser resueltas porque sus acompañantes, entre ellos la asambleísta electa por Alianza PAIS, Marcela Holguín, la trasladaron al área de cirugías. “Vamos a seguir trabajando en esos detalles, les estaremos informando”, alcanzó a decir González.

En campaña, Moreno propuso el plan ‘Toda una Vida’, que tiene cinco ejes e incluye la entrega de bonos a personas de la tercera edad y la construcción de viviendas de interés social para los sectores menos favorecidos.

Su candidatura también fue impulsada por la Misión Ternura con la que el electo presidente se comprometió a dar protección a las mujeres embarazadas y a sus hijos desde la concepción hasta sus primeros mil días de vida.

González, por su parte, reunió a un grupo de mujeres y formó brigadas que visitaron a personas con discapacidad. El objetivo fue mostrar que dará continuidad a la Misión Manuela Espejo y al Plan Joaquín Gallegos Lara, planes impulsados por su esposo cuando ejerció la vicepresidencia.

CRR

A LA CARTA