domingo, 17 diciembre 2017
14:05
h. Última Actualización

La gastronomía atrajo a miles a las playas

Los restaurantes a lo largo de la ‘Ruta del Spondylus’ lucieron abarrotados. Mariscos y platos típicos a la carta fueron los preferidos.

12 ago 2017 / 00:00

Ni el frío ni las nubes detuvieron a los turistas que, en este feriado, parecen haberse puesto de acuerdo para buscar la amplia oferta gastronómica que las playas del país ofrecen.

Desde tempranas horas de la mañana podía apreciarse una creciente afluencia vehicular en la vía a la costa de Guayaquil, calzada donde comienzan a expenderse los tentempiés típicos de estos viajes: coco helado, maduro lampreado, papa rellena, el menú es extenso.

Los balnearios de Salinas, Ayangue, Montañita y Olón estuvieron entre los más visitados, pero también sitios como Libertador Bolívar y San Pablo lucieron copados en horas del mediodía, todos o casi todos, atraídos por los frescos platillos. “Yo he pedido una ensalada de mariscos, me encanta ese plato”, dijo el cuencano Guillermo Almeida en la cabaña Caída del Sol, en Libertador Bolívar; el visitante junto a su familia recorrió varios lugares de la Ruta del Spondylus.

En la playa de Montañita los hermanos Carlos y Luis Rosales, desde la mañana, empezaron con la venta de cebiches que comercializan en una de las ocho carretas que recorren en la playa del lugar. “Nosotros vendemos los levanta muertos”, al que muchos atribuyen poderes afrodisíacos.

La reserva hotelera en Salinas superó todas las expectativas. Pasado el mediodía de ayer la demanda de habitaciones en los hoteles ubicados en el malecón y la segunda avenida de este balneario lucían copados.

Según datos de la Cámara de Turismo de Salinas, el año anterior para este feriado la ciudad apenas empleó el 65 % de su potencial hotelero. “Estábamos algo pesimistas por los índices bajos en feriados anteriores, pero esta vez ha sido lo contrario, la gente ha acudido y los hoteles están llenos. Esto nos viene bien a la economía peninsular”, señaló Ottón Arboleda, presidente del gremio en mención.

En Montañita, la capacidad hotelera también resultó copada, similar situación ocurrió en Olón, “hasta el sol está acompañando a los turistas, las ventas han aumentado”, señaló Luis Rodríguez, un vendedor de artesanías.

Hasta el cierre de esta edición la Comisión de Tránsito del Ecuador -CTE- no reportó accidentes graves en las vías, la Policía Nacional tampoco reportó mayores novedades. Pero en Salinas un grupo de visitantes se quejó por el robo de accesorios de sus vehículos.

Salango cautiva al turista

El paraíso donde la vida comienza

El suave movimiento de las olas acompaña el plácido ritmo de vida en Salango, una parroquia ubicada al sur de Manabí. Aquí la actividad inicia antes de que los primeros rayos del sol aparezcan. Los pescadores enfilan hacia el mar en busca de su sustento diario, mientras los operadores turísticos se aprestan a recibir a los visitantes que en esta época llegan para apreciar la migración de las ballenas jorobadas.

Fue en la década de los 80 cuando la actividad turística comenzó a tomar auge, con la apertura del museo y zoológico Salango, restaurantes y hosterías a lo largo de este acogedor balneario, parte de la Ruta del Spondylus.

A solo 15 minutos de la playa, los turistas pueden admirar el espectáculo que brindan los enormes cetáceos. Un largo periplo de tres meses y más de 4.000 millas náuticas los trae a costas ecuatorianas para iniciar la época de reproducción (apareamiento y nacimiento de ballenatos). Las autoridades calculan que la población de jorobadas que llega a nuestras playas oscila entre 300 y 400 ejemplares por año.

Las embarcaciones cobran 20 dólares por persona, “pero también tenemos paquetes familiares (de seis turistas en adelante) y lo dejamos en 15 dólares”, explica el operador turístico Gary Medina.

La belleza del fondo marino cautiva a quienes lo exploran. Durante el paseo por este mágico rincón donde la vida comienza, no solo se puede ver a las jorobadas, también hay una extensa variedad de flora y fauna. Tortugas, corales, estrellas de mar, lobos marinos, delfines, aves, mantarrayas y coloridos peces forman parte de este impresionante espectáculo que usted lo puede tener a escasa distancia, gracias a la práctica del snorkeling (buceo a ras de agua), incluido en el pago del tour.

Festival

El centro de Quito atrae por su luz

Es la atracción de la capital para este feriado. Quito vive intensamente la segunda edición de la Fiesta de la Luz. Las fachadas de templos y edificios patrimoniales se llenan de imágenes que muchos califican como “mágicas”.

Ayer, centenares de turistas locales y foráneos se deleitaron con las creaciones de 15 artistas, ecuatorianos y extranjeros, que fueron los escogidos para plasmar su arte en las paredes de la ciudad.

Tras las proyecciones que duran entre cinco y 10 minutos hay un trabajo que empezó en abril pasado. La tecnología de punta y la creatividad se juntan para dar vida a las más diversas formas y colores.

Los artistas invitados se inspiraron en las islas Galápagos, la Amazonía y los páramos ecuatorianos. También hay diseños surrealistas cargados de intensas gamas cromáticas.

Las obras se exponen en la Plaza de Santo Domingo, la Basílica del Voto Nacional, Plaza del Teatro, la Catedral, Plaza Andrade Marín, San Blas, en la calle Sucre y La Merced. El festival concluye mañana.

Distracción

Museos y parques, los favoritos

La Costa fue la primera opción. La terminal terrestre de Quitumbe, ubicada en el sur de Quito, lució abarrotada de viajeros la noche del jueves y parte de ayer viernes.

Las rutas preferidas por los capitalinos fueron Esmeraldas y Manabí. Varias operadoras de transporte reportaron que el miércoles pasado habían vendido casi la totalidad de boletos, especialmente para las playas que acogen estas provincias.

En el norte, la terminal terrestre de Carcelén también estuvo llena de personas que querían viajar a Ibarra, Tulcán e incluso llegar a la frontera norte para visitar Ipiales y Pasto, en Colombia.

Para otros destinos como la región Amazónica y el sur del país, todavía se podía encontrar ayer pasajes. También arribaron a Quito personas provenientes de Tungurahua, Chimborazo y Santo Domingo de los Tsáchilas.

Los que no pudieron viajar organizaron actividades al aire libre. Los parques La Carolina, en el norte, El Ejido, en el centro y Las Cuadras, en el sur, tuvieron una gran afluencia de público que llegó a hacer deporte.

En el Centro Histórico la atención en los museos fue intensa durante la mañana y tarde de ayer. En la Casa de Sucre se hizo recorridos recreados en la época de la Independencia. Los turistas también escogieron el ingreso al palacio de Carondelet donde se pudo ver una larga fila. CRR

A LA CARTA