jueves, 23 noviembre 2017
17:39
h. Última Actualización

La delincuencia les robó la vida en casa

Dos hombres fueron asesinados por impedir la sustracción de sus pertenencias. En uno de los casos hubo seis heridos

Quito /
03 mar 2017 / 00:00

Francisco Evelio Sánchez Contreras, un comerciante de 60 años que ejercía sus actividades en Guayaquil; y José Chisaguano, un vendedor quiteño de 65 años, quizá nunca se conocieron. No obstante, sus vidas terminaron en similares circunstancias, en los días de carnaval.

Ambos fueron asesinados dentro de sus viviendas, aparentemente por evitar un ataque y el robo de sus pertenencias.

Uno de los hechos ocurrió en una vivienda del sector de la Mena Dos, en el sur de Quito, donde una familia fue atacada y asaltada por aproximadamente cuarenta sujetos, mientras disfrutaban el feriado.

Según narró una nieta de José Chisaguano, la violenta arremetida ocurrió cuando almorzaban en el patio de la casa, el pasado domingo.

Un día antes, la familia había organizado una reunión en el domicilio. Para animar el festejo contrataron a un disc-jockey (DJ), que llegó acompañado de otro individuo desde el sector de Chillogallo.

La ‘farra’ se desarrolló con tranquilidad hasta la madrugada. Todos disfrutaron del baile, la comida y las bebidas. Sin embargo, cuando amaneció se presentó un inconveniente entre uno de los organizadores del festejo y el DJ. Minutos después, el problema cesó y llegó la calma a la familia.

El animador decidió cargar los aparatos tecnológicos y se marchó junto con su ‘pana’, quien estuvo con él toda la noche. Lo que los Simba Chisaguano no esperaban era que el DJ regresara con un grupo de sujetos para supuestamente cobrar una venganza y, encima robarles no solo ciertas pertenencias, sino la vida de José.

El ‘Alibabá’ y sus 40 llegaron ‘cargados’ de botellas, palos y piedras. Una de las víctimas manifestó que los sujetos, entre ellos menores de edad, rompieron los parabrisas de los automotores que estaban parqueados en el exterior del inmueble. Luego treparon el cerramiento y, sin darles tiempo a reaccionar, habrían atacado a los dueños de casa y a los demás asistentes de la fiesta con objetos contundentes.

José intentó defender a los suyos, pero una cuchillada en el costado derecho del abdomen lo mandó al piso. La víctima fue llevada de emergencia a una casa de salud, donde murió la madrugada del martes. La cuchillada destruyó órganos vitales.

Pero él no fue el único afectado. Otros seis parientes también resultaron heridos con cortes en varias partes del cuerpo. Lesiones que a algunos los marcó hasta en el rostro.

“Las pérdidas por el ataque de los individuos es de tres mil dólares, entre enseres, joyas, celulares y dinero que se llevaron”, detalló uno de los afectados, mientras velaban el cuerpo de José en la sede social del barrio Reino de Quito.

A LA CARTA