viernes, 15 diciembre 2017
21:06
h. Última Actualización

La cruzada contra una ley

Católicos y evangélicos organizan una marcha nacional en protesta por tres artículos de un estatuto. Activistas creen que la caminata se basa en la desinformación.

11 oct 2017 / 00:00

Cien años de pugna ideológica entre católicos y evangélicos se zanjarán temporalmente este sábado. ¿El motivo? Un percibido adversario en común; el proyecto de Ley Orgánica para la Erradicación de la Violencia de Género Contra las Mujeres.

Ese día, ambos grupos religiosos y varias coaliciones de la familia dejarán de lado sus disputas, que en 2013 incluso llegaron a los golpes, para participar en la caminata nacional ‘Con mis hijos no te metas’, y así dejar en claro que están en desacuerdo con tres artículos que conforman el estatuto y que, consideran, interfiere con la libertad de educar a sus hijos bajo sus principios.

“Ese proyecto tiene un alto contenido de identidad de género, la define como algo distinto del sexo biológico, habla de la autodeterminación de género y establece que este enfoque deberá ser impartido en las mallas curriculares... Se está haciendo obligatorio un tema que debe tener el consentimiento de los padres, señaló Cristina Franco, abogada del movimiento 14 Millones.

El presidente Lenín Moreno presentó el estatuto a la Asamblea Nacional en agosto. Este busca, a través de la prevención y el trabajo interinstitucional, reducir el índice de femicidios (87 en lo que va del año).

El art. 3 del proyecto de ley reconoce la autodeterminación sexual y de género. El art. 19, que ha provocado la polémica, determina “la implementación de un programa de enfoque de género en las mallas curriculares del sistema educativo”.

Pero para las activistas de los grupos de mujeres y algunos asambleístas, hay desinformación sobre lo que este conlleva.

“El enfoque de género tiene que ver con una perspectiva y enfoque en el desarrollo de las políticas públicas para erradicar la violencia contra las mujeres”, aclaró Silvia Buendía, activista en derechos humanos. “No solo hay desinformación, hay mentiras directas en las que dicen que esta ley busca aprobar el aborto, el matrimonio de la comunidad GLBTI o dar material anticonceptivo a los niños”, agregó.

Dallyana Passailaigue, asambleísta del PSC-Madera de Guerrero, añadió que la polémica que ha causado la legislación le parece excesiva y asevera que la desinformación ha sumado adeptos a la marcha, que está prevista en 24 ciudades.

“El enfoque de género da a conocer las desigualdades que vivimos hombres y mujeres. A través de la educación se debe tratar de romper los patrones socioculturales que perpetúan los ciclos de violencia, por eso se encuentra en la ley. Hay mucha desinformación y esto está haciendo un gran daño a la ciudadanía”.

Diane Rodríguez, asambleísta alterna de Alianza PAIS, no es tan optimista. Para ella, la marcha puede partir desde un tema educativo, pero busca limitar los derechos no solo de los GLBTI, sino de las mujeres.

“Hablan de la educación, pero en redes también piden eliminar la boleta de auxilio, las definiciones de ciertos tipos de violencia... Están promoviendo el odio”, afirmó.

La querella también se extiende a las escuelas y colegios donde, de aprobarse el proyecto de ley, cuyo primer debate se prevé en noviembre, se deberá introducir la normativa.

Gardenia Manyoma, rectora de la Academia Naval Guayaquil, considera que el estatuto puede influir positivamente en la educación en pro de la equidad de género.

“Aquí, más allá de la polémica, está el tema del respeto. Antes, como parte del currículo de civismo, se hablaba de la tolerancia, ahora se insinúa de una manera transversal. Creo que lo que buscamos todos es una sociedad más justa, donde todos podamos convivir, hombres y mujeres”, añadió.

Para Sara Garaicoa, rectora de la Unidad Educativa Delfos, en cambio, el límite de la labor docente se detiene en enseñar el respeto al prójimo. “Se nos quiere imponer en la malla curricular la enseñanza de temas que le corresponden a la familia. No es obligación de los docentes decirles a los jóvenes si una familia homosexual es normal o no. Sí, de enseñar respeto a todos”.

Hoy en Guayaquil, el Frente Nacional de la Familia y la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBTI se pronunciarán con respecto a la ley y a los percibidos excesos del grupo contrario. Los primeros lo harán en el Centro de Convenciones, los segundos en el edificio La Previsora. Ambas convocatorias coinciden en la hora.

El campo de batalla digital

Twitter se ha convertido en el campo de batalla para ambos bandos. A través de esta red social, en la última semana se ha realizado la convocatoria a la marcha y se han difundido los criterios de la coalición religiosa y de la familia. Mientras tanto, activistas GLBTI y de los grupos de mujeres han manifestado abiertamente su desacuerdo con los mensajes, a los que califican de odio e intolerancia.

La cruzada contra una ley
A LA CARTA