domingo, 22 julio 2018
15:54
h. Última Actualización

Los incumplimientos de PDVSA opacaron la gestión de Sacha

La Contraloría observó el trabajo de la empresa Río Napo. Los ingresos se mantuvieron por precio, no por producción. Hubo problemas constantes.

Quito /
19 dic 2017 / 00:01

Un negocio fracasado. La estatal venezolana PDVSA es otro de los ‘socios’ fallidos del anterior Gobierno en el área petrolera. Los exmandatarios Rafael Correa y el fallecido Hugo Chávez sellaron, entre 2008 y 2009, dos acuerdos para la operación del campo Sacha y la construcción de la Refinería del Pacífico. Ninguna llegó a buen puerto.

En el caso del campo petrolero –considerado como la joya de la corona– las cifras involucradas son millonarias. Entre 2009 y 2016 se movieron 2.220,6 millones de dólares, según un informe de Contraloría, aprobado en julio.

Ahora mismo, en el plano internacional, PDVSA está en el ojo de la opinión pública. Como publicó EXPRESO, la semana pasada, exdirigentes, empresarios y testaferros cobraron comisiones de hasta el 15 % por facilitar contratos de la petrolera. Esos pagos se habrían concretado en Andorra.

En Ecuador, el documento de la Contraloría es la historia del fracaso de la empresa Río Napo, que fue conformada por PDVSA y Petroecuador (reemplazado luego por Petroamazonas) para operar Sacha. La empresa entró en liquidación en 2016.

¿Qué pasó en esos años de alianza? Un exgerente de Petroamazonas lo resume en pocas líneas: Río Napo, dice, no demostró capacidad de poder alcanzar mayores niveles de producción ni de ejecución de sus planes de inversión por falta de buena planificación de sus presupuestos, falta de capacidad técnica y de planificación de actividades, falta de organización interna...

PDVSA tampoco cumplió con dos obligaciones que había asumido en Río Napo. La primera, el aporte de capital al que estaba obligado como accionista. Entre 2014 y 2016, la estatal debía entregar 32,2 millones de dólares. A Petroamazonas le correspondían 116,1 millones. Ninguna aportó. “Eso ocasionó, dice Contraloría, que no se disponga de recursos para la ejecución de proyectos y el pago de obligaciones”.

El exgerente de Petroamazonas, en otra muestra de sinceridad, dice, en cambio, que ante la falta de ejecución de actividades y la deficiente planificación de Río Napo, “el aporte de los accionistas habría significado un ingreso excesivo”.

La segunda deuda directa de PDVSA fue la ejecución del proyecto piloto de recuperación mejorada. Debía invertir 94,2 millones, pero no lo hizo. La venezolana justificó su incumplimiento en la firma de una carta de intención entre el Gobierno y dos petroleras chinas para el desarrollo de nuevos bloques petroleros, entre ellos se contemplaba a Sacha. Al final, ninguno de los dos acuerdos se concretó.

La lista de problemas en Sacha también incluyó temas operativos, financieros e incluso ambientales.

Los problemas de Sacha

Deuda

Río Napo sufrió las consecuencias de la baja del precio del barril del petróleo en el mercado internacional. Hasta mayo de 2016, Petroamazonas le debía $ 653,9 millones por la producción del campo. Esa deuda obligó a reprogramar proyectos.

Proyectos

Entre 2013 y 2016 no se ejecutaron 24 de los 159 proyectos contemplados para lograr el incremento de la producción. Representaban una inversión de 48,3 millones. En 2016, además, otros 10 proyectos fueron suspendidos.

Derrames

La gestión ambiental también es deficitaria. De 10 derrames reportados, solo tres fueron subsanados completamente. En los siete restantes no se ha cumplido el 100 % de la limpieza del área afectada.

Comunidad

En 2011, Río Napo ofreció una planta de tratamiento y el mejoramiento del sistema de agua en la comunidad Unión y Progreso, y baterías sanitarias en Morán Valverde y 23 de Julio. No se han iniciado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA