jueves, 24 mayo 2018
01:04
h. Última Actualización

Guacho pasó a ser ‘Pedro’

La Policía seguía de cerca al disidente desde noviembre de 2017. La vigilancia evitó un crimen en San Lorenzo. Su alias se cambió en las investigaciones.

Quito /
16 may 2018 / 00:00

Un parte policial del 6 de noviembre de 2017 puso en la escena delincuencial, en San Lorenzo, Esmeraldas, a Walther Patricio Arízala, alias Guacho.

A través de una fuente humana se estableció que estuvo detrás del atentado con granadas y disparos al Grupo Móvil Antidrogas (Gema) el 2 de noviembre a las 17:20 en el sector de La Cadena. Y no lo hizo solo. Según el parte, Guacho se comunicaba permanentemente con alias ‘Cholo’.

En ese entonces solo se conocían sus alias. El parte llega a la Fiscalía y el 7 de noviembre se inicia una investigación previa por asociación ilícita. Se conforma un equipo investigativo y los pedidos para hacer seguimientos, vigilancias, filmaciones, grabaciones y otras diligencias.

¿La razón? Guacho y Cholo estarían planificando realizar acciones delictivas con armas de fuego en los próximos días en la provincia de Pichincha”.

La fiscal Mariana López pide un reporte de las llamadas entrantes y salientes de los dos números que utilizaban los investigados, desde agosto de 2017 hasta noviembre.

De esa información se desprende un flujo constante de comunicaciones entre ambos y con otros números, hasta 60 llamadas. La interceptación, grabaciones y escuchas se amplía en al menos 18 números más. Se buscan los detalles de las llamadas y mensajes de texto.

Por ese trabajo se conoce que en los diálogos de Guacho y Cholo se evidencia el encargo para la ejecución de ‘Colorado’ o ‘Patilludo’. La tarea debía cumplirse el 5 de diciembre a las 15:00 en el cementerio de San Lorenzo donde debía ser sepultado el familiar de quien debía ser asesinado.

Las coordinaciones quedaron registradas en las escuchas en donde se habla de la pistola, la foto, las balas, los revólveres. Cholo se comunicó con un colaborador y le preguntó que si tiene la foto del “que sapió lo del submarino, yo la quiero porque yo ando haciendo esa vuelta”.

La planificación quedó en eso. Miembros del Gema y grupos de la Unidad Móvil Antimotines (UMO) se presentaron en el camposanto y frustraron la acción delincuencial.

El 22 de enero de este año el agente investigador pide que, para mantener la reserva de la investigación, se cambien los alias. Guacho pasa a ser ‘Pedro’ y a ‘Cholo’ se lo identifica como ‘Juan’.

También se amplía el rango de acción de ambos. En los partes policiales se deja sentado que Pedro y Juan estarían realizando sus actividades ilícitas en Esmeraldas, San Lorenzo, Eloy Alfaro y Río Verde. Hay nuevas solicitudes de vigilancia, seguimiento, grabaciones y filmaciones. Guacho y Cholo cambian constantemente de números. El abanico se abre a 31 números a ser vigilados.

El 25 de enero una fuente humana le dice a la Policía que Juan y Pedro estarían realizando actividades ilícitas en Otavalo, Imbabura. Para ese entonces Juan y Pedro usan 11 números celulares. Los sospechosos seguían sus actividades ilícitas y la Policía los seguía de cerca.

En un parte policial se determinan al menos cuatro alias más como parte de la organización delincuencial: ‘Comadre’, ‘Luque’, ‘Wil’, ‘Fiorela’.

Las actividades de Guacho y su grupo son el objetivo de las investigaciones por asociación ilícita en Pichincha y por terrorismo en Esmeraldas. Ambas se fusionaron en delincuencia organizada que investigó el fiscal Wilson Toainga tras el atentado al comando de San Lorenzo.

El 26 de febrero, la Fiscalía le pone nombre a los sospechosos. En primer lugar aparece alias Guacho, un ecuatoriano nacido en la parroquia Limones el 10 de septiembre de 1992.

Con él se identifica a nueve personas más. Se piden allanamientos de al menos 20 domicilios entre San Lorenzo, Esmeraldas, Guayaquil y otros sitios. Se ordena la detención de todos.

Pero Guacho no aparece. La instrucción fiscal dictada el 16 de marzo tras la formulación de cargos fue para cinco personas por delincuencia organizada. Sus diálogos y la triangulación de llamadas evidenciaron involucramiento con armas y droga.

El 6 de abril fue vinculado Geovanny Pérez, alias ‘Amarillo’, calificado por la Policía como el hombre de confianza de Guacho. Él se identificó como un próspero comerciante que vende helados. Mostró facturas, declaraciones tributarias, publicaciones de prensa.

La instrucción concluirá en julio. Las versiones seguirán esta y la próxima semana. Entre ayer y hoy el fiscal Toainga recibe en Bogotá las versiones de tres detenidos del lado colombiano por su vinculación con alias Guacho.

A LA CARTA